Miércoles, 29 Abril, 2020 - 14:04

La insoportable decadencia del Poder Judicial del Chaco
Por Aldo Daniel Ávila (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Denuncias cruzadas, medidas cautelares, amparos, hábeas corpus de trasnoche, escándalos mayores, menores. En fin. Uno se pregunta dónde es que ocurren todas estas cuestiones desde hace años y sin solución de continuidad. Que rozan el escándalo permanente y desatan guerras de medidas procesales de carácter excepcional (cautelares) a la vista de todos, casi de manera impúdica. Que desnudan manejos oscuros a los que la sociedad oposita con hartazgo:?? Dentro, mismo, del Poder Judicial
 
Para ser sinceros debemos decir que tenemos un servicio de justicia con un alto nivel de morosidad y poco eficiente.
Cuestión que no tiene nada de novedoso y es, profundamente, conocida por el Superior Tribunal de Justicia del Chaco.
 
Juzgados Monitorios atravesados por la indolencia. Juzgados Laborales con paralización alarmante en sus dictados de sentencia. Pero se gasta demasiada energía y se provocan esfuerzos impensados en la resolución de rencillas entre quienes deberían dar el ejemplo de transparencia y compromiso.
 
Los Juzgados de Familia donde todo es urgente, están sumidos un caos indisoluble. En tiempos “normales” vivimos sujetos a los caprichosos paros turísticos -siempre jueves y viernes para empalmar el finde-, a que nos someten los empleados/as judiciales y sus representantes gremiales que, incluso, incursionan en la política. Con muy poco éxito, por suerte.
 
Y en tiempos de crisis, como esta pandemia, porque no se quiere exponer al personal. Estarían comprometiendo su integridad y la su familia. Es increíble la cantidad de grupos de riesgo que aparecieron últimamente.
Entonces, siempre, se trabaja poco. Muy poco. O lo que se hace no es suficiente. Triste realidad.
No se enteraron que son un servicio esencial.
 
Ahora bien, los médicos, enfermeros/as, los cajeros/as de supermercados, de farmacias, playeros de estaciones de servicios, etc. etc., se pueden morir tranquilos. Nosotros preservamos a quienes representan el aparato jurisdiccional, el brazo armado de la Ley. Esos son los imprescindibles diría Bertolt Brecht, pero no sería este el caso, precisamente.
 
Que el STJ del Chaco avale esta situación de inoperancia es una vergüenza. Y, los escándalos para los que sí pueden expedirse los jueces, ponen en evidencia que sus intereses no están en la gente que los necesita. O dicho de otra manera, del lado de la gente que no tiene la posibilidad de ser escuchada mientras se despilfarran recursos materiales y se desperdician recursos humanos en resoluciones y planteos que más tienen que ver con el ego de sus protagonistas, que con la función por la que dieron juramento de llevar adelante con honestidad y eficiencia.
 
Para hacer historia y demostrar que nada de esto es nuevo, hay que decir que cuando se concursó para designar Jueces de la Cámara Civil y Comercial de Charata (año 2016), rindieron ocho postulantes y sólo cuatro aprobaron el examen.
 
Se buscó la manera de hacer un “recuperatorio”, pero amparo y cautelar mediante, el mismo fue suspendido. Se hizo lugar al amparo. El Consejo apeló, la segunda instancia confirmó el fallo y todo quedó como debió haber sido desde un principio. Los que aprobaron están en sus cargos y los que fueron bochados, afuera. La historia es mucho más larga y muy rica en pormenores.
 
De cualquier manera si buscamos los antecedentes de entonces veremos que fue un escándalo de proporciones y fuimos noticia en todos los niveles posibles.
 
Hay que decir que el Consejo de la Magistratura es el órgano que designa y, puede, destituir Magistrados y Funcionarios. Su importancia es mayúscula, de ahí estas luchas que lo son por una porción de poder. No es un dato insignificante que haya una vacante en el Máximo Tribunal del Chaco.
 
En 2018 la Justicia Federal ordenó la detención del, por entonces, intendente de J.J. Castelli, Oscar A. Nievas, por presunto lavado de activos y otros delitos precedentes.
Sin embargo, la Jueza María Pereyra hizo lugar a un Hábeas Corpus en su favor que evitaba la detención.
 
En septiembre del año pasado y raíz de este accionar el Juez Federal Subrogante Dr. Enrique Bosch dictó el procesamiento de la Jueza. Es decir que, sin expedirme sobre su situación procesal, se puede decir que era, por lo menos, cuestionada severamente en los medios y dentro de la estructura judicial. Finalmente, fue sobreseída a fines de 2019.
 
Pero sucedió lo que siempre acontece en estos casos. Resultó electa, por sorteo, como representante de la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Chaco, en el Consejo de la Magistratura. El STJ dejó sin efecto dicho sorteo por haberse omitido la inclusión, entre los sorteados, de una Jueza de la Cámara Laboral y considerar que se afectaba su derecho. Y, fijó uno nuevo.
 
La Jueza Pereyra, también, amparo y cautelar mediante y presentado por ante el mismo Juzgado de 2016 (Civil y Comercial Nº 6) obtiene la suspensión del nuevo sorteo fijado por el Superior Tribunal de Justicia.
 
Cómo verán, la transparencia ante todo.
 
De este modo, los mandatos de los integrantes del Consejo de la Magistratura están vencidos y al haber sido fijados por la Constitución sus términos absolutos no pueden modificarse por ninguna ley y no se puede mantener, indefinidamente, este órgano sin una integración que garantice su funcionamiento. La culpa es del coronavirus que no permite hacer una elección presencial y, entonces, el streaming conspira a estos desórdenes? (Ver. Arts. 158 y 166 C. Provincial).
 
No son buenas las noticias para el Poder Judicial. No es bueno el ejemplo que dan los máximos representantes de la Justicia.
Se molestan por las críticas, pero han llegado al máximo descreimiento a nivel social.
Es insoportable su decadencia institucional.
 
(*) Abogado.
Presidencia Roque Sáenz Peña