Sábado, 20 Octubre, 2018 - 17:06

La fuerte tensión entre China y Estados Unidos, en tres fotos
Por Nicolás Tereschuk

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Esta semana la guerra a la que se le agrega la palabra "comercial" entre Estados Unidos y China se mostró en toda su magnitud y pudo apreciarse en tres escenas en distintos puntos del planeta.

La primera imagen surge de Beijing: la segunda economía del mundo dio a conocer esta semana datos que revelaron que se encuentra ante el menor ritmo de crecimiento de su economía en una década.

Entre julio y septiembre, se expandió 6,5 por ciento, en comparación con el mismo trimestre del año pasado.

Desde el momento de mayor impacto de la crisis financiera internacional, a principios de 2009, que la economía de las "tasas chinas" no crecía tan poco.

La Bolsa china es una de las de peor desempeño en el mundo en lo que va del año y el diario The New York Times marcó algunos problemas adicionales para el sector productivo: hay problemas para acceder al crédito, algunas compañías están entrando en cesación de pagos y se depreció la moneda, encontrándose a su nivel más bajo con respecto al dólar en 10 años.

Estos datos son los primeros que surgen después de que Donald Trump lanzara oficialmente las medidas de "guerra comercial" con China, lo que motivó respuestas en forma de restricciones por parte de Beijing.

La segunda fotografía que expresa este nuevo panorama pudo verse en Bruselas: los 28 miembros de la Unión Europea, Noruega, Suiza y 21 países asiáticos incluyendo a China realizaron una cumbre que funcionó como una escena de contención del proteccionismo estadounidense.

Allí, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que los países del viejo continente y los asiáticos "usarán toda su energía, influencia y poder para apoyar un orden internacional basado en normas y un sistema comercial multilateral".

Pocas horas antes de ese encuentro, del otro lado del Atlántico, en Panamá, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se reunió con el presidente de ese país, Juan Carlos Varela.

Y confirmó que durante el encuentro le advirtió al mandatario sobre la inconveniencia de que haga negocios con China: Pompeo apuntó contra las empresas estatales asiáticas que desarrollan, según dijo, una "actividad económica predatoria".

Luego de que Panamá decidiera romper relaciones con Taiwán, en un gesto que preocupó a Washington, Pompeo se tomó un avión hasta la capital del país donde se ubica el estratégico canal y poco menos que amenazó a la nación centroamericana para que no dé más pasos en este juego geopolítico de gigantes.

Pompeo dijo que su intención es decirle a toda la región que "cuando China llama, no es siempre para el bien de los ciudadanos".

Y, tras visitar Panamá durante apenas una tarde, pidió que los países latinoamericanos estén atentos y desconfíen de acuerdos con compañías chinas que parecen "demasiado buenos para ser verdaderos".

"El problema no es que China compita en el mundo. Para nosotros eso es bienvenido. El tema es cuando empresas estatales aparecen de maneras que no son transparentes, no a partir de mecanismos de mercados y no para beneficiar a la gente de Panamá sino más bien para beneficiar al gobierno chino", señaló Pompeo.

El diario The New York Times interpretó la advertencia como "una de las más claras expresiones hasta el momento por parte de un alto funcionario estadounidense de la creciente ansiedad en Washington por las actividades económicas globales de China, especialmente en lo que tiene que ver con préstamos y proyectos de infraestructura".

En estas tres imágenes registradas esta semana pueden verse coletazos de la "guerra comercial" entre Estados Unidos y China, ninguna de las cuales es ajena a los países del Cono Sur.

Por un lado, una China que desacelera su crecimiento en medio de tensiones comerciales puede significar problemas adicionales para los llamados "mercados emergenetes": después de todo, el gigante asiático viene a ser el más grande de ellos.

A su vez ¿qué significa en el contexto internacional la creciente incomodidad europea con su histórico socio estadounidense? Y la renovada atención que presta Estados Unidos a América Latina, como parte de un tablero donde se juega la primacía económica en la disputa global con China no deja de ser un escenario en el que también países como la Argentina ven aparecer nuevas tensiones y problemas.

Fuente: 
NA