Jueves, 26 Diciembre, 2019 - 09:16

La difícil tarea de la competencia por el éxito entre la familia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

“Los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera” sostiene El Gaucho Martín Fierro, un clásico de la literatura argentina de 1872. Y así parecen haberlo entendido varios de los artistas de la farándula actual.

Muchos de los hermanos famosos de hoy comparten profesión y son exitosos en el mundo del espectáculo. Pero supieron manejarse con cautela y no confrontar jamás con la actividad de su consanguíneo.

Lucía y Joaquín Galán llevan más de la mitad de su vida siendo el dúo Pimpinela. Los hermanos se llevan 6 años, y siempre recordaron en distintas anécdotas que ella era quien lo “molestaba” cuando él formaba parte de los grupos Karmaba y Luna de Cristal, con quienes comenzó su carrera haciendo covers. Finalmente, y con una hermana más grande en edad, los Galán se unieron y formaron Pimpinela, uno de los dúos más exitosos y reconocidos de la música argentina. “Es mi compañero, es la persona que con solo mirarme sabe si estoy bien o angustiada. Nos peleamos mucho, pero siempre estuvo ahí, arriba y abajo del escenario, que es el lugar más importante de la vida”, dijo Lucía de Joaquín, en una entrevista que les realizó Susana Giménez en 2008.

Lucía siempre tuvo dotes actorales, que no solo supo demostrar en sus interpretaciones con el dúo -muchas de las cuales les valió gran parte del éxito- sino que también incursionó en varias ocasiones en televisión. Los hermanos llevan casi 40 años juntos, y supieron separar la carrera de la familia.

Darío y Luisana Lopilato son un ícono de hermandad en el espectáculo. Juntos participaron de uno de los éxitos más prominentes de la televisión que ahora llega al teatro, Casados con Hijos. Supieron forjar una carrera por separado pero también supieron disfrutar del éxito juntos. Nunca protagonizaron escándalos entre ellos, ni conflictos por cartel. Luisana trabajó en cine, aunque también se alejó para formar su familia con Michael Bublé. Darío participó de varios programas y obras teatrales de temporada de verano. El 2020 los espera para subirse juntos al escenario.

Dolores y Tomás Fonzi comenzaron a trabajar en el mundo del espectáculo desde muy chicos. Compartieron el elenco de Verano del 98, donde cumplieron el mismo rol que en la vida real: fueron los hermanos Clara y Benjamín. “Fue una contención que estuviera ella. Era mi primer trabajo y no había estudiado teatro. Estaba muy apichonado”, había declarado Tomás en esa época. Los hermanos tuvieron un camino distinto, y cada uno logró tener su nombre propio en el ambiente. Ambos son artistas, pero jamás asimilaron sus carreras.

Wanda y Zaira Nara tuvieron comienzos similares, en el mundo del modelaje, pero tomaron caminos diferentes. Mientras Zaira guió sus pasos hacia la conducción televisiva, Wanda se dedicó al fútbol, para representar a su marido, Mauro Icardi. De perfil mucho más alto que su hermana, Wanda probó haciendo temporada teatral de verano en sus inicios, donde conoció a su primer esposo, Maxi López. Luego abandonó todo por su familia. En los últimos tiempos probó con la conducción de los Especiales Musicales de Morfi en Argentina, junto a Gerardo Rozín, y en la actualidad es parte del panel del programa italiano de debate deportivo Tiki Taka. Zaira condujo un programa infantil en América, y durante unos años estuvo al frente del ciclo Morfi por Telefe, además de diversos eventos.

Ricardo y Alejandra Darín tienen la misma profesión, pero carreras bien diferentes. Él es uno de los actores principales del espectáculo argentino. Logró instalarse entre los tres más elegidos en el mundo del cine, y cosechó éxitos como El hijo de la novia, Luna de avellaneda, Relatos Salvajes y La Odisea de los Giles, entre muchos otros. Ganó diversos premios y tuvo reconocimientos en diversas partes del planeta. Incluso, hasta fue uno de los protagonistas de El secreto de sus ojos, ganadora del Premio Oscar. Posee una extensa trayectoria y cientos de galardones en toda su carrera. Alejandra, en cambio, tuvo siempre un perfil mucho más bajo. Tuvo grandes participaciones en televisión en la década del 80, la época de gloria de las novelas argentinas. Pero en ella fue más fuerte su vocación sindical y se dedicó de lleno a su rol de Presidenta en la Asociación Argentina de Actores, desde que fue elegida en diciembre de 2011.

Paula y Delfina Chaves pertenecen a dos generaciones distintas. Paula es 11 años mayor que Delfi. Ambas comenzaron como modelos. Con el tiempo, Paula participó varias ediciones de Bailando por un sueño, actuó en varias temporadas de teatro junto a su marido, Pedro Alfonso, y luego hizo mayor hincapié en la conducción televisiva. Delfina se preparó para ser actriz, y este año fue una de las mayores revelaciones de la pantalla, cuando protagonizó Argentina, tierra de amor y venganza. “Paula cumplió mucho el rol de madre en mi infancia, me ponía los puntos. A ella le pregunto un montón de cosas", señaló Delfina en una nota.

Historias que se cruzan; hermanos que recorren caminos y entrelazan profesión y familia.

Fuente: 
Infobae
Autor: 
Lorena Lalín