Sábado, 19 Mayo, 2018 - 19:15

La crisis de los "mercados emergentes", un "cisne blanco"
Por Nicolás Tereschuk

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La crisis de los "mercados emergentes" está ahora en boca de todos y se revela cada vez más como un evento que era previsible, dado el actual contexto internacional, lejos de la idea de un "cisne negro".
 
Mohamed El-Erian, economista jefe de Allianz, uno de los grupos aseguradores y proveedores de servicios financieros más importantes del mundo, habló esta semana de una "trifecta" que, esperablemente, pone a prueba a las economías de los países del Sur.
 
"La historia nos recuerda que precios más altos del petróleo, tasas de interés crecientes y un dólar que se aprecia, la trifecta que continúa viéndose en los mercados -aunque no en forma extrema- tiende a poner a prueba la confianza en sí mismos de muchos mercados emergentes, junto con sus respuestas de política económica", señaló El-Erian.
 
La semana que terminó finalizó con nuevas devaluaciones de las monedas de los países en desarrollo, a partir de una nueva suba en la cotización de los bonos del Tesoro estadounidense.
El índice de monedas MSCI mostró la mayor caída desde noviembre de 2016.
 
La moneda que más se viene devaluando en el mundo es el peso argentino: un 21,6 por ciento interanual y 14 por ciento en el último mes.
 
Como se sabe, le sigue la lira turca, aunque en los últimos días se encendieron señales de alarma en la región: el Peso mexicano suma casi un 5% de depreciación en el último mes y el Real brasileño alcanzaba un 4,2%.
 
El diario Financial Times habló de un "contagio" de la "gripe" argentina en el caso brasileño y dio cuenta de preocupación en el establishment del vecino país ante los problemas que afronta la administración de Mauricio Macri.
 
La situación financiera de estos países está llevando malas noticias a algunos de los principales fondos de inversión del mundo.
 
Tal como lo reveló esta semana el diario The Wall Street Journal, Fidelity Investments, T. Rowe Price y Morgan Stanley están entre los más golpeados por la corrida cambiaria en la Argentina.
 
A estos se sumó el fondo Templeton que, con más de 1.100 millones de dólares en papeles argentinos, entre los que se cuentan más de 350 millones de dólares en LEBACs fue uno de los que salió al rescate de la estrategia del ministro de Finanzas, Luis Caputo, cuando el último martes redobló su apuesta y desembolsó 2.250 millones de dólares en la emisión de un nuevo bono.
 
En ese marco, los inversores internacionales prevén que un creciente déficit e inflación en Estados Unidos podría llevar a la Reserva Federal de ese país a un aumento de las tasas de interés más acelerada que la prevista.
 
La situación de los "emergentes" suma voces en cuanto a que se podría estar viendo el estallido de una burbuja.
 
Desde comienzos de 2016, los mercados compraron bonos de deuda de estos países por 1,5 trillones de dólares.
 
Entre enero de 2016 y enero pasado, las acciones de empresas de los "emergentes" vieron sumar 8 trillones de dólares.
 
Pero cuando los márgenes que rinden los bonos del Tesoro estadounidense cruzaron la marca de 3 por ciento en abril, la corrida comenzó.
 
Esta semana hicieron ruido las declaraciones de Carmen Reinhart, profesora de Harvard, quien advirtió que el alto endeudamiento, el debilitamiento de los términos del intercambio, las crecientes tasas de interés y un crecimiento no muy vigoroso son elementos para que los "mercados emergentes" se preocupen.
 
Para la economista, estos países están en peor situación que en los dos últimos momentos en que situaciones internacionales los afectaron: la crisis financiera de 2008 y el momento en que Estados Unidos comenzó a hacer más ajustada su política monetaria, en 2013.
 
Está claro que, como está de moda decir en la Argentina, esta situación parece relatada con el "diario del lunes", sin embargo, hace varios años que se espera una suba de tasas en Estados Unidos y la llegada de Donald Trump a la Presidencia, la hacía aún más predecible.
 
Lo que parece un "cisne negro", cada día que pasa luce como un esperable "cisne blanco".