Martes, 7 Abril, 2020 - 09:16

La coparticipación, el nuevo frente de batalla de Capitanich y Martínez

Por Daniel Michelini (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La lucha interna entre los justicialistas Jorge Capitanich y Gustavo Martínez tiene larga data, mucho antes de los tiempos de coronavirus, y no será la pandemia la que acerque posiciones, menos cuando uno es gobernador y el otro intendente. La coparticipación acentuó una grieta que se viene profundizando desde mediados del 2019, cuando comenzaron los cierres de lista de cara a las elecciones.
 
Se abrió un nuevo frente de batalla y la primera bomba fue lanzada desde el Municipio de Resistencia cuando interpusieron una medida judicial en el Superior Tribunal de Justicia de Chaco para pedir que se establezca que las retenciones que por distintos conceptos realiza el Estado provincial sobre los fondos de participación municipal, no supere el 20 por ciento del total. Debido al receso administrativo, el trámite está en stand by.
 
Es que según describieron, el principal distrito de la provincia se encuentra en una situación financiera complicada y los descuentos de la coparticipación en febrero alcanzaron un 53,96% por “conceptos no tan claros”. "Hay retenciones que el municipio necesita analizar a fondo, relacionados a ítems como InSSSeP, por créditos y por oficio. En diciembre fue de $123 millones, en enero $144 millones, en febrero 171 millones, que hacen un total de descuentos de $438 millones (el valor de un mes de sueldos)”, habían detallado.
 
Nosotros no decimos que es ilegal lo que está haciendo la provincia, ahora ante una situación que estamos teniendo muy grave, más lo del tema sanitario, lo que le pedimos a la provincia es que nos dejen de descontar lo que es la parte del INSSSEP por un tiempo determinado, y veamos cuando se reactiva la economía del país, la economía de la provincia y del municipio cómo hacemos para ir pagando esto”, le explicó a Diario Chaco el secretario de Hacienda de Resistencia, Francisco Vescera.
 
Es por eso que la estrategia de Gustavo Martínez es apelar a una fuerte recaudación a través de los tributos. La primera medida al respecto fue la incrementación de los mismos, el conflictivo “impuestazo”. Cuando la pandemia de coronavirus llegó a la provincia (Resistencia es por lejos el municipio más afectado), se tomaron decisiones económicas a nivel nacional, provincial y municipal. En lo que respecta a lo municipal, a pesar de algunas campañas en redes que lo pedían, Martínez no retrocedió en el impuestazo, pero sí armó un plan de moratoria de emergencia que da facilidades a los contribuyentes con el objetivo de que se acerquen a pagar los impuestos.
 
Ocampo: "Hoy lo que nosotros tenemos que hacer es fortalecer el sistema sanitario"
 
“La situación fiscal-financiera (del Municipio) es bastante grave”, admitió el propio intendente, que aseguró además que “hoy el municipio de Resistencia necesita del acompañamiento del contribuyente”.
 
Pero, claro, luego de recibir el ataque fue la provincia la que tomó el guante. El secretario de Municipios, Rodrigo Ocampo, le manifestó a este medio que el reclamo de Resistencia es “indebido desde todo punto de vista”. En ese sentido criticó que el municipio capitalino se queje de los descuentos del concepto INSSSEP y dejó claro que en tiempos de coronavirus la prioridad para la provincia es volcar recursos en el sistema sanitario, ya que “ningún eslabón de la salud le corresponde a los municipios”.
 
“Lo que plantea Resistencia es que nosotros no descontemos o descontemos en menor medida las transferencias que tenemos que hacer a INSSSEP, que es una obligación por los trabajadores de Resistencia, y nosotros ante esta situación lo que decimos es que no podemos privilegiar en este momento la caja de un municipio cuando lo que está en crisis es el sistema sanitario por un problema de pandemia, hoy lo que nosotros tenemos que hacer es fortalecer el sistema sanitario”, detalló.
 
UN PROBLEMA DE CAJA, UN PROBLEMA DE MASA SALARIAL
 
Ocampo manifestó que más de 1100 millones son los que ya se transfirieron al Municipio de Resistencia, de los cuales en mano quedaron 635 millones, en 120 días. “Son muchos recursos con los que el municipio de Resistencia cuenta, por ser el municipio de mayor coparticipación de la provincia de Chaco. De cada tres pesos que la provincia participa a los municipios, un peso va a Resistencia y el resto va a los 68 restantes”, dijo.
 
Pero, además de la cuestión sanitaria, para Resistencia el monto no es suficiente debido a la gran masa de trabajadores que tiene el Municipio, algo que se plantea como una de las principales dificultades: “De cada 100 pesos que recaudamos, entre 85 y 87 van a sueldos”, ejemplificó Vescera.
 
Vescera: "Nos dicen que todos tenemos que hacer algo, esto también es parte del 'todos'"
 
"Hay que ver entre todos cómo salimos de esta situación, porque acá está el tema sanitario, nos viven diciendo que todos nos tenemos que cuidar, que todos tenemos que hacer algo por esto, bueno, esto también es parte del ‘todos’”, agregó el funcionario municipal.
 
Ocampo por su parte, aseguró que “nosotros no vamos a incurrir en un acto ilegítimo e ilegal como es no hacer los aportes correspondientes al INSSSEP. Si esa es la estrategia, nosotros no estamos de acuerdo en eso”. Además, desde la provincia se considera que no pueden ser desproporcionados con respecto a las ayudas que dan a los municipios, ni tampoco diezmar recursos de otras áreas como en el caso de INSSSEP, “mucho menos en una situación de pandemia”.
 
“Resistencia tiene un problema de caja, digo porque ya lo notamos con la cuestión tributaria. Ahora están pidiendo más recursos por coparticipación de lo que ya recibe, que de por sí son muchos, y de hecho el intendente ha circulado una propuesta de pedido de crédito de 100 millones. Entonces hay un problema de caja que nosotros desde la provincia no podemos resolver”, lanzó el secretario de Municipios de la Provincia.
 
EL TELÉFONO, CORTADO
 
La comunicación entre Martínez y Capitanich está cortada. Lo aseguró el propio intendente en diálogo con el periodista Eduardo Feinmann. “No hemos tenido todavía comunicación con el gobernador. Lo había llamado hace unos 10 días y quedó en que me iba a devolver el llamado y todavía no ha podido”, manifestó ante la sorpresa del entrevistador.
 
“En estos cuatro meses no hemos tenido ningún tipo de auxilio financiero -adicional- de ningún nivel, ni nacional ni provincial”, agregó el intendente.
 
 
Lo cierto es que durante el 2019 se dieron cortocircuitos políticos de toda índole dentro del campo electoral, y lejos están de solucionarse en épocas de gestión. La guerra quedó declarada en la Legislatura cuando Eli Cuesta -principal referente del sector del gustavismo- quiso renovar una vez más su mandato como presidente del cuerpo, mientras que Capitanich quería que sea Sager.
 
La rosca reinó por varios días e incluyó a los 32 legisladores. Finalmente logró imponerse Sager y una vencida Cuesta deslizó en el recinto que le habían asegurado otros votos pero “vaya a saber por qué cambiaron”.
 
Los tiempos avanzaron. El 9 de diciembre Martínez asumió el cargo de intendente para el que había sido elegido un mes antes y al mismo tiempo Capitanich, que dejaba justamente el mando de la capital, participaba de la asunción de Mauro Leiva en General San Martín.
 
 
Ya en tiempos de gobierno, Capitanich lanzó el plan de regionalización de la provincia, uno de sus principales proyectos. Lo presentó por todo Chaco y contó con el apoyo de todos los intendentes, incluidos los radicales. De todos, menos de uno: Gustavo Martínez no solo que no participó del acto de presentación de la región que incluye a Resistencia, sino que lo minimizó y dijo que “eso lo puede hacer cada ministerio”.
 
La disputa llegó a punto tal que el pasado miércoles, cuando Gustavo Martínez anunció a través de un vivo en Facebook -convocado para las 10 de la mañana- las facilidades de pago para contribuyentes, se quejó porque “lamentablemente es la segunda coincidencia con otra conferencia que se pone a la misma hora que esta".
 
La referencia era clara: para las 9:45 estaba programada una conferencia de Jorge Capitanich sobre la situación sanitaria de la provincia y anunciaba algunas medidas para municipios.
 
Este martes se reúnen, luego del pedido de concejales, Capitanich con Martínez y Agustín Romero, pero el teléfono está cortado.
 
DIPUTADOS Y CONCEJALES: ¿MENOS UNO PARA CADA UNO?
 
Las implicancias políticas se ven en los cuerpos legislativos y cada uno movió sus fichas.
 
El que tomó la ventaja fue Jorge Capitanich, cuando la diputada Nadia García Amud, hasta febrero una de las cuatro “gustavistas”, decidió conformar un bloque unipersonal dejando atrás a Elida Cuesta, Andrea Charole y María Elena Vargas. “Pienso en la unidad en la diversidad y que es momento de darle al Gobernador las herramientas que necesita y dejar de lado las internas”, había manifestado García Amud a este medio cuando se conoció la noticia.
 
 
Pero ahora Martínez es el que tiene una pequeña ventaja. Aunque sin declaración oficial, Alicia Frías, presidente del bloque Frente Chaqueño que conforma junto al kirchnerista Fabricio Bolatti, ya ‘ayudó’ al intendente en más de una ocasión. La primera fue cuando votó a favor de un aumento exprés del boleto de colectivo que el propio Bolatti lo había criticado por “ilegal”. Así la concejal en cuestión colaboró para conseguir los seis votos de mayoría que aprobaron el proyecto.
 
Ahora Frías se sumó a los concejales oficialistas del CER y opositores de la UCR al pedido de una reunión a Capitanich justamente para tratar el tema de descuentos por coparticipación. Claro que Bolatti no acompaña la petición.
 
 
Hablando del Concejo, el presidente Agustín Romero fue más incisivo todavía y planteó que a nivel nacional hasta el macrista Rodríguez Larreta y el radical Gerardo Morales se unieron con Alberto Fernández y Axel Kicillof, que cómo no va a suceder algo similar a nivel local. “No estamos en condiciones de internismo político, ni de discusiones secundarias, ni problemas de egos. Un descuento del 55% de la coparticipación en sus diferentes ítems, más que un gesto, pareciera una especie de castigo o cuestionamiento político por tomar decisiones que expresan la construcción de un espacio nuevo”, soltó Romero.
 
INTERNAS EN EL PJ: ¿GUIÑO A HONCHERUK?
 
El justicialismo chaqueño definirá el próximo 26 de abril -por ahora no se modificó la fecha- quién llevará las riendas del partido desde ese momento, teniendo en cuenta que vence el mandato de Domingo Peppo.
 
El intendente de Villa Berthet y reconocido dirigente Atlanto Honcheruk es el elegido de Capitanich para conducir el PJ chaqueño. Por su parte, Peppo tiene su línea interna llamada Chaco Avanza, pero avisó que no tiene intenciones de renovar mandato y analiza ungir un nombre que lo represente.
 
Desde el “gustavismo” de momento no se expresaron al respecto, pero el propio Martínez tuvo un gesto en conferencia de prensa, que luego lo replicó en redes sociales, que se puede interpretar como una señal. Al anunciar que tanto él como todos los funcionarios municipales donarán parte de su sueldo para comprar una ambulancia para Resistencia, le reconoció la idea a Honcheruk y dijo que “vamos a sumarnos, felicitando la iniciativa del intendente, felicitamos a Atlanto”.
 
 
En política, pocos cabos andan sueltos.
 
(*) De nuestra Redacción.