Martes, 31 Diciembre, 2013 - 17:32

La Copa del Mundo de la FIFA visitará nuestro país

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El trofeo llegará a Argentina el 13 de enero y la recorrida comenzará en Mar del Plata.

La codiciada Copa del Mundo de la FIFA recalará en la Argentina el próximo lunes 13 de enero, para todos aquellos que quieran verla de cerca y puedan desear recuperarla en junio de 2014, tras el Mundial de Brasil.

La recorrida comenzará en Mar del Plata, donde se llevará a cabo una conferencia de prensa con las posibles presencias de exjugadores como Oscar Ruggeri y Nery Pumpido (campeones en México 1986), Alberto Tarantini y Ubaldo Matildo Fillol (campeones en Argentina 1978).

El trofeo -que sólo puede ser alzado por quienes hayan sido campeones mundiales o por jefes de Estado- continuará en la ciudad marplatense hasta el martes 14 y un día después recalará en Córdoba, la provincia donde nació el goleador de Argentina 1978, Mario Alberto Kempes.

La gira de la Copa Mundial FIFA se inició en septiembre de 2013, en Brasil, y desde entonces recorrió diversos lugares como Costa Rica, Honduras, Israel, Sudáfrica, Arabia Saudita e India, entre otros.

En este 2013, igualmente, ya estuvo en la Argentina como parte de un evento de uno de los sponsors FIFA.

En mayo pasado, en la Capital Federal y durante dos días, todos aquellos que quisieron pudieron sacarse fotos cerca del trofeo más codiciado del mundo, según las estadísticas de la FIFA.

El trofeo fue diseñado por el escultor italiano Silvio Gazzaniga y está hecho con 5 kilos de oro sólido de 18 quilates con una base de madera de 13 centímetros y pesa 6,175 kg en total.

¿Su significado? fue explicado por su propio creador: "Los jugadores sostienen la tierra desde abajo formando un círculo, representando la emoción de la victoria".

El trofeo tiene la inscripción visible "FIFA World Cup" en su base, acompañado por los nombres de los países que han ganado cada torneo, aunque no son visibles cuando está verticalmente ya que está grabado en la base.

El texto señala el año en cifras y el nombre de la nación ganadora en el idioma original del país ganador, por ejemplo "1978 Argentina" ó "1974 Deutschland" (Alemania).

Hasta ahora once ganadores han sido grabados en la base., por lo que se desconoce si la FIFA retirará el trofeo después de que todas las placas de nombres en la base se hayan llenado, lo que recién ocurriría tras la Copa Mundial de 2038.

Las regulaciones de la FIFA establecen que este trofeo, a diferencia de su predecesor, no puede ser ganado definitivamente.

Además, en contra de la creencia generalizada, el equipo campeón solo recibe la copa original durante su premiación en el estadio, pero no la mantiene durante 4 años, sino que se le otorga una réplica que puede conservar durante ese período y actualmente es devuelta durante el sorteo del siguiente torneo.

La estatuilla está lejos de parecerse a aquella "flaca" figura representada por la Copa denominada "Jules Rimet" (en honor al expresidente de la FIFA), que se utilizó desde 1930 hasta 1970, cuando Brasil por haberse consagrado en tres ocasiones campeón del mundo se quedó definitivamente con ella.

La "Jules Rimet" original fue robada dos veces. La primera  tras sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial luego de que el presidente de la Federación italiana (campeón 1938), Ottorino Barassi, lo escondió en una caja de zapatos debajo de su cama.

Cuatro meses antes de Inglaterra 1966 la Copa fue robada durante una exhibición pública en el Salón Central de Westminster, aunque encontrada siete días después por un perro en un tacho de basura.

Ante esto la FIFA fabricó en secreto una réplica del trofeo para ser usada en las celebraciones posteriores, la cual fue vendida en una subasta en 1997 en casi 400 mil dólares.

Brasil fue quien se quedó con el original, como había sido estipulado por Jules Rimet en 1930, pero el 19 de diciembre de 1983 la Copa fue robada de una exhibición en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol en Río de Janeiro.

En esta ocasión fue definitiva, ya que nunca más se supo nada de esta estatuilla. Los brasileños están convencidos de que Juan Carlos Hernández, argentino y traficante de oro, fue el responsable de aquél hecho, ocurrido en febrero de 1984.

"Nosotros tuvimos que ganar tres campeonatos para quedarnos con la Copa y viene un argentino y la derrite", recordó en una entrevista Murilo Miguel, uno de los brasileños que investigó el caso, aunque nunca pudo comprobarse.

Fuente: 
AFP/NA