Miércoles, 3 Marzo, 2021 - 17:25

La cláusula gatillo y la lucha docente
Por Rosa Petrovich (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La cláusula gatillo como elemento de la lucha de los trabajadores en defensa del sostenimiento del nivel adquisitivo del salario fue planteado en todas las grandes crisis económico-sociales de nuestro País (1969-1970; 2000-2001 y otros). 
 
En el presente y ante la acción de los gobiernos provinciales provocando el deterioro significativo en los haberes del sector docente (2017 – 2018), ya el día 3 de marzo de 2019 –a inicios del duro conflicto educativo de ese año-, la A.T.E.CH. planteaba la aplicación de la “cláusula gatillo” para el sector, objetivo que solidariamente hicieron suyos los demás integrantes del Frente Gremial Docente, y que culminó con su incorporación y aplicación en el año 2019 en la política salarial para el sector, y con la promesa incumplida hasta el presente del gobierno provincial, en el año 2020 y a la fecha.
 
Por otra parte, sostenemos que dicha cláusula debe significar un punto de partida para la recomposición a la que aspiramos los docentes chaqueños, que nos permita recuperar el no menos del 75% de la reducción salarial sufrida estoicamente por la docencia en los últimos cuatro años (exceptuando 2019), o sea que la cláusula en cuestión debe quedar muy claro que no se agota en la misma. En consecuencia, todo proyecto legislativo debe contemplar la real pérdida salarial docente, más allá del circunstancial mecanismo que sostenga una deprimida e indignante retribución a la noble tarea docente.
 
Por lo expuesto, el planteo de A.T.E.CH. es concreto: la cláusula gatillo es irrenunciable e innegociable para asegurar el poder adquisitivo frente a la inflación; pero con una política de recomposición de su mano, con el fin de recuperar el poder adquisitivo pulverizado en los años citados antes.
 
(*) Secretaria General A.T.E.CH.