Sábado, 21 Octubre, 2017 - 09:53

La barra de Independiente amenazó descaradamente al entrenador Ariel Holan

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A pesar del bochornoso episodio que le tocó vivir, y de las amenazas recibidas de parte de la cúpula de la barra de Independiente, que le exigió dinero, Ariel Holan no pensó en renunciar. Eso sí, de manera lógica, les solicitó a los dirigentes mayores garantías de seguridad para que no vuelva a suceder algo similar, lo que podría desencadenar en otra decisión. La dirigencia se comprometió a cumplir con ese pedido, aunque también deberán actuar las fuerzas de Seguridad ya que el hecho ocurrió en la vía pública.

Pablo Bebote Álvarez, el líder de la barra brava de Independiente, tiene derecho de admisión hace más de un año, por lo que no puede ingresar a la cancha. Sin embargo, afuera sigue haciendo de las suyas. Esta vez, junto a sus secuaces, interceptaron el auto del director técnico de Independiente, lo apretaron y le exigieron dinero, según contaron desde los organismos de Seguridad bonaerenses.

El episodio fue de película. Muy similar al accionar de una banda de secuestradores. Sucedió el jueves a las 13.30 -aunque recién trascendió ayer luego del entrenamiento de Independiente. Holan transitaba con su auto por el acceso Sudeste acompañado de uno de sus ayudantes, Javier Telechea, y de un amigo. Habían salido del predio de Domínico y se dirigían hacia un club de barrio de Avellaneda, donde iban a almorzar. Pero en el camino se les cruzaron tres autos y una moto. Ahí apareció en escena Bebote Álvarez y se subió, de manera amenazante, al auto -un Ford Focus blanco- de Holan. Le ordenó que siguiera conduciendo el vehículo y durante 15 minutos permaneció allí.

Según pudo saber Clarín, al entrenador le exigieron 50 mil dólares. Y ante la negativa del técnico, el barra le advirtió que saldarían las cuentas en Paraguay. Hizo referencia al viaje de Independiente a Asunción la próxima semana, donde se enfrentará con Nacional por los cuartos de final de la Copa Sudamericana.

No es la primera vez que Bebote plantea demandas de este tipo. Desde la llegada de Holan al club hubo otros lamentables episodios en los que el cuerpo técnico recibió apretadas . En el hotel Sheraton de Mar del Plata, en la previa a un clásico de verano con Racing, los barras entraron de modo intempestivo exigiendo hablar con el técnico. Y Bebote tuvo una discusión con un dirigente en el hotel Hilton de Lima cuando Independiente viajó a Perú para jugar contra Alianza Lima por la Sudamericana, en mayo.

“Esta vez Bebote cruzó todos los límites al interceptar al DT y amenazarlo en su auto”, afirmó un alto dirigente. Fue una situación delicada y violenta. Que lo condujo a Holan a replantear las cosas. Por eso, en una reunión que mantuvo con dirigentes de la institución ayer, después del mediodía, planteó el caso y recibió garantías de seguridad de parte de la Comisión Directiva. El principal dirigente en el encuentro fue Héctor “Yoyo” Maldonado, secretario general. El clima estaba caldeado. “Este tema se volvió intolerable porque hace muchos años que se habla de los barrabravas y no se hace nada”, le confesó a Clarín un jugador del plantel.

Desde el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y la la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide) tomaron cartas en el asunto para ir contra Bebote y su banda. De hecho, radicaron una denuncia penal en la Fiscalía General del Departamento Judicial Lomas de Zamora. Juan Manuel Lugones, titular de la Aprevide, denunció que “el entrenador de Independiente fue privado de su libertad en Villa Domínico por un grupo de sujetos que se desplazaban en motocicletas y automóviles, entre ellos el reconocido barra Pablo Bebote Álvarez”. También denunció que “Álvarez le exigió a Holan en tono hostil la entrega de dinero porque era el único director técnico que no lo hacía”.

Y además de la denuncia, tanto Lugones como el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, le pidieron a la Justicia que le prohíban la salida del país a los 138 barras de Independiente con derecho de admisión. En caso de que no den los tiempos, tomarán contacto con las autoridades de Seguridad de Paraguay para que estén al tanto de la situación.

Para Holan y sus acompañantes, el mal momento culminó en la esquina de la avenida Debenedetti y Coronel Suárez, de Dock Sud, cuando Bebote descendió del vehículo y se dio a la fuga junto a los sujetos que lo habían escoltado. Pero en la cabeza del entrenador la intranquilidad continúa. Por eso no quiere hablar públicamente del tema y sólo busca enfocarse en los desafíos futbolísticos de su Independiente.

Fuente: 
Clarín