Viernes, 18 Octubre, 2019 - 17:28

Julieta Prandi contó las situaciones de violencia familiar que vivió con su ex pareja y el temor por sus hijos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La modelo Julieta Prandi contó por primera vez el infierno que vivió y el temor por sus hijos, habló sobre la separación de Claudio Contardi y situaciones de violencia familiar.
 
Actualmente lleva adelante un proceso judicial contra su ex marido y padre de sus hijos, Claudio Contaridi, a quien denunció el pasado 9 de octubre por violencia familiar, en la causa intervino el Juzgado de Familia N° 3 de san Isidro. 
 
“Hace más o menos una semana mi hijo Mateo me cuenta que hay una mujer viviendo en mi casa, en la casa que es mía y de mi ex, nuestra. Él se quedó a vivir ahí desde el mes de marzo, es su pareja, pero a Mateo lo hacía decirme que era la niñera. Además, ella tiene una nena de doce años que comparte habitación con Mateo”, contó Prandi quien relató que se fue de la casa el 15 de febrero. 
 
“Mi ex se refiere a mi como “la yegua”, “la putita” o “la tilinga”. Y así hace que Mateo me llame. Cuando yo lo llamo por teléfono a mi hijo para tener comunicación con él, el padre está supervisando esas conversaciones, está delante de él. Le dice cuándo tiene que cortar, lo que tiene que decir, tiene prohibido decirme que me quiere o que me extraña”, continuó su relato la modelo.
 
El juez dictó una perimetral por lo que no se pueden acercar a menos de cien metros uno de otro y suspendió la pernoctada. 
 
Durante años, cuenta la modelo, sus remuneraciones por los trabajos que hacía se las entregaban a su entonces marido. Julieta cuenta que Contardi contaba con un poder especial que ella le había dado para manejar la cuenta bancaria donde depositaba el dinero por sus trabajos. “Eso me trajo graves problemas económicos”, dice. Ya asesorada, en diciembre hizo que ese poder cesara.
 
La relación con su ex pareja comenzó a estar mal “hace más de tres o cuatro años. Ya con el embarazo de Roco yo estaba más o menos y él siempre fue una persona muy celosa, muy controladora, muy posesiva. No me dejaba actuar. Era una persona que me llevaba y me traía, no me dejaba manejar, controlaba mis tiempos, controlaba mis horarios”, recordó.
 
“Nunca me llegó a pegar. Me gritaba pegado a mi cara”, dijo y agregó que durante una pelea “me encierro en el baño y me sigue gritando afuera, empieza a patear la puerta y la rompe a patadas. Mis hijos estaban allí escuchando todo”. Luego tuvo que ir a un desfile a trabajar y enfrentar a los periodistas: “Tener que desmentir rumores de separación a los medios, cuando yo estaba temiendo por mi vida”, dijo.
 
Fuente: 
Infobae