Lunes, 9 Diciembre, 2019 - 13:42

Juicio por la obra pública: declaró el primer testigo y la defensa de CFK se queja por la difusión de preguntas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un ex diputado nacional por la Coalición Civica ratificó hoy las supuestas irregularidades por las cuáles se denunció a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ex funcionarios de su gobierno y al empresario Lázaro Báez por supuestos delitos con la obra pública en Santa Cruz, al reanudarse el juicio por este hecho en los tribunales de Retiro.

Al inicio de la audiencia, el abogado de la vicepresidenta electa, Carlos Beraldi, cuestionó la difusión de supuestas preguntas que habrían estado destinadas a formular a Fernánndez de Kirchner durante su declaración indagatoria la semana pasada.

Estos planteos fueron hechos ante el Tribunal Oral Federal 2 antes del inicio de la declaración del primer testigo del caso, el ex diputado por la Coalición Cívica, Juan Carlos Morán.

"Observábamos que una empresa, particularmente Austral Construcciones, se había constituido días antes de la llegada a la presidencia de la Nación de Néstor Kirchner", recordó Morán sobre la denuncia que presentó junto a Elisa Carrió y otros referentes del partido.

Además, aludió a una decisión política por parte de Néstor Kirchner y después de Cristina "de otorgar mucho presupuesto a un Ministerio que fue creado desde esta gestión, el de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido durante doce años".

Morán ratificó que la empresa del detenido Lázaro Báez se creó días antes de la asunción de Néstor Kirchner como presidente de la Nación, con 12 mil pesos de capital y que el empresario era monotributista.

"Pasaba algo muy particular, en realidad no había competencia y ganaba Austral Construcciones", dijo sobre las licitaciones de obra pública vial nacional en Santa Cruz.

Morán nunca declaró en la investigación y fue convocado por primera vez por el fiscal Diego Luciani al juicio.

Al inicio de la audiencia Beraldi pidió al juez Jorge Gorini, quien presidió el Tribunal en la audiencia, realizar el planteo para cuestionar al difusión de las preguntas que se adjudicaron a la fiscalía.

Beraldi generó un cruce con el fiscal de juicio, Diego Luciani, quien negó haber sido el autor de la filtración a la prensa y sostuvo que esas no eran las preguntas que había redactado la acusación

El lunes de la semana pasada la ex presidenta declaró y habló durante casi dos horas y media, pero se negó a responder preguntas.

"Nos hemos enterado cuáles tenían que ser las preguntas que la fiscalía tenía que formular en el marco de la declaración indagatoria y así lo reflejaron distintos medios", dijo Beraldi.

El abogado expresó que no le preocupan las preguntas y la difusión, aunque aclaró que es "una práctica que el Tribunal no debería permitir porque los actos procesales empiezan en la audiencia y terminan en la audiencia".

"Todos esperamos que después de este juicio oral y público se establezca la verdad, pido al Tribunal que este tipo de prácticas no se mantenga", concluyó.

Al responder el fiscal Luciani negó haber difundido las preguntas y sostuvo que "no eran del Ministerio Público Fiscal".

"No tengo que aclarar nada sobre mi integridad, mi transparencia ni la forma objetiva en que este Ministerio Público trabaja", advirtió el fiscal.

Luciani advirtió además sobre "distintos medios de comunicación que están reflejando situaciones que claramente no son ciertas y la persona que lo hace se hará cargo de lo que dice".

"Este ministerio público trabaja con absoluta transparencia e integridad. Bien lo sabe el doctor Beraldi, me llama la atención que haga una manifestación expresa sobre esta fiscalía", concluyó.

Tras el contrapunto entre defensa y fiscalía, comenzó a declarar el primero de los 180 testigos convocados para el debate oral.

Fuente: 
Télam