Miércoles, 7 Agosto, 2013 - 10:59

"Tiempo de respuestas"
"Tiempo de respuestas"
Jorge Varisco busca renovar su banca y postula cinco "desafíos" para los próximos años

El precandidato de Unión por Chaco "A" habló de inseguridad, educación, salud, justicia y desarrollo de la economía.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

DESAFÍO N°. 1: LA INSEGURIDAD
La inseguridad hoy es prácticamente una epidemia que nos golpea (y en muchos casos, directamente mata) todos los días y con increíble grado de impunidad. 

Desorientado, el gobierno sólo atina (en el mejor de los casos) a comprar más equipamiento para la policía sin aceptar que el cáncer de la inseguridad es responsabilidad intransferiblemente suya por carecer de una Política de Seguridad (cuya elaboración le compete al Ejecutivo y no a la Policía, que es sólo responsable del "despliegue" de los recursos en cada situación concreta y en su nivel, que es sólo "táctico" y no político). 

Es muy triste observar cómo los estamentos de máxima responsabilidad "pasan" el problema a los niveles inferiores mientras los argentinos ?y aquí los chaqueños- miramos el espectáculo político y nos sentimos indefensos ante los diarios ataques a la vida y a la propiedad  sin que nadie rinda cuentas ni se sienta siquiera "responsable".  

Por el contundente peso de la realidad imperante, "más equipamiento" no significa "menos delitos". Todavía hay que enseñarles a nuestros gobernantes que en democracia el resultado de una gestión se mide por su eficacia, no sólo por su eficiencia. Una gestión con eficiencia y sin eficacia es tan renga como una gestión eficaz pero ineficiente puntualizando así que es aquí  donde  el gobierno tienen muy poco para mostrar. 

Negar la realidad u ocultarla, tampoco ayuda -como si eso fuera hacer un bien- sino que, por el contrario, multiplica el mal.

Es tiempo de respuestas y no de palabras, y la primer respuesta debe venir de la prédica con el ejemplo de todos los que gobiernan donde resulta esencial para tener autoridad y para ser creíbles, que ni el gobernador ni los ministros ni los diputados sean tolerantes con el delito (y, por supuesto, ni falta hace decirlo: que ellos mismos se mantengan alejados de prácticas delictivas o relacionadas con cualquier tipo de conducta que merezca reproche jurídico, ético o social).

La segunda respuesta, debe salir de líneas de acción concretas pensadas por los niveles de responsabilidad política y ejecutadas por los niveles operativos, para reducir "en los hechos" el número, la frecuencia y los tipos de delitos que actualmente parecieran protegidos por una suerte de parálisis gubernamental.

Esta inocultable inacción desde la cabeza del Estado -consciente o inconscientemente-  alienta diariamente a cometer nuevos hechos a quienes han elegido el delito como su forma natural de vida. Las leyes están para ser cumplidas por todos y todos, sin excepciones, debemos cultivar ese mensaje a la ciudadanía.

El grado de pasividad oficial ante la abrumadora y creciente oleada de delitos desdice abiertamente la misión de los responsables máximos de liderar la lucha contra la inseguridad, configurando ello una dolorosa burla frente los asaltos, violaciones y asesinatos a los que, desde UNIÓN POR CHACO, nos negamos decididamente a acostumbrarnos.

DESAFÍO N°. 2: LA EDUCACIÓN
Sin educación no hay futuro y no es lo mismo un ciudadano educado que uno instruido siendo ello perfectamente válido para todos los niveles. Desde el nivel inicial en el que se aprende a leer y a escribir hasta el máximo nivel de especialización o perfeccionamiento al que en una democracia republicana se nos permite acceder,  porque de otra manera la Constitución y las leyes en que están escritos nuestros derechos no serían más que pedazos de papel si no aprendiéramos desde la niñez a conocer nuestros derechos y obligaciones para, a lo largo de una vida de convivencia organizada  poder respetarlos y hacerlos respetar en bien de todos.

 



Renunciar a estas banderas significaría renunciar a los beneficios de la civilidad, con todo lo que ella incluye: conocimiento,  progreso -humano y material- y fundamentalmente, valores humanos compartidos toda vez que la cultura de una nación reside en su escala de valores, verdaderos cimientos de la construcción de un proyecto común que nos incluya a todos.

Destruir la educación es regresar a la ley de la selva. Para evitar ese camino, proponemos un cuidadoso equilibrio en el que se atienda por igual los derechos de cada uno de los componentes de la comunidad educativa: la institución es importante, el docente también lo es, los contenidos no lo son menos, los padres que eligen la educación para sus hijos ocupan por derecho propio y natural un lugar insustituible y, finalmente pero en primerísimo lugar, los estudiantes ?de hoy y de mañana- son los destinatarios principales de todo esfuerzo por mejorar la educación, resultando cada vez más urgente y prioritario comprender que una alta calidad educativa no es sinónimo de un edificio imponente: la educación no es la cáscara edilicia sino la calidad de cada uno de sus componentes.

DESAFÍO N°. 3: LA SALUD
Valoramos las obras civiles aptas para el funcionamiento de hospitales y centros de salud inauguradas por el actual gobierno provincial, pero no confundimos la mejor prestación de salud con la "cáscara edilicia" ni, mucho menos, lo reducimos todo a este punto. 

La alta calificación ?humana y profesional- de los médicos, enfermeros y personal auxiliar y una especial sensibilidad en la relación con el paciente son pilares fundacionales y fundamentales de los servicios de asistencia en salud. 

Además, estos conceptos deben ser manifestados con énfasis y reiterados permanentemente en una Provincia periférica, alejada del punto concentrador de los mejores recursos -en equipamiento principalmente- y que concentra también las mejores oportunidades de intercambio con los avances de la ciencia médica a escala global.

Cuesta creer que en pleno siglo 21 y en Hospitales localizados en ciudades importantes de la Provincia del Chaco no exista garantizado el suministro de agua potable, el servicio de cloacas, el concurso de personal profesional y la provisión de insumos básicos para la atención de la salud de los chaqueños.

En este contexto, la ostentosa exhibición mediática de cada vez más ambulancias, más hospitales y  la recepción en donación (no adquisición) de alguno que otro equipamiento  desnuda -aunque algunos no se den cuenta-  el fracaso de las políticas públicas en salud. 

El día en que no obstante el crecimiento poblacional podamos anunciar que necesitamos menos recursos demostrando que hemos aumentado el nivel de la salud de la población haciendo retroceder los índices de enfermedades, afecciones, morbilidad y mortalidad en la Provincia del Chaco recién tendremos configurado un éxito de las políticas en Salud Púbica. 

DESAFÍO N°. 4: LA JUSTICIA
Aquí no hay lugar para dudas, cavilaciones, incertidumbres ni indefiniciones: fortalecer la independencia funcional de la Justicia es lo único que nos asegurará que deje de haber corrupción y delitos con impunidad. 

Es, adicionalmente, el único camino que nos puede llevar a eliminar las inequidades de ciertas politicas gubernamentales que nos agobian a todos en beneficio de unos pocos toda vez que  en una democracia republicana el único poder que garantiza y protege los derechos de las minorias frente a las mayorías numéricas del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo es el Poder Judicial .

Una justicia íntegra y a salvo de los zarpazos del poder político de turno es garantía de paz social, condición esencial para construir un futuro con dignidad, con esperanza y con posibilidades para todos. 

DESAFÍO N°. 5: DESARROLLO DE LA ECONOMÍA
El primer punto en la agenda del desarrollo económico para el Chaco es reveer la matriz legal y reglamentaria que en la actualidad ofrece el gobierno de la provincia a los inversores, siendo fundamental reducir la presión tributaria a niveles razonables para que el campo vuelva a ser motor del crecimiento de la economía chaqueña. 

Desde ese punto de partida debemos revertir el modelo actual donde por su economía los chaqueños somos federales para aportar a la Nacion y unitarios al momento de recibir ; hay que pensar e instrumentar inmediatamente reducir la crónica dependencia económica de nuestra provincia de las "ayudas" de los funcionarios de turno de la Nación. No queremos "ayudas para subsistir", queremos una economía autosuficiente "para crecer" y ser alternativa de vida para las generaciones futuras de chaqueños.  

Queremos y nos lo merecemos por lo que proponemos un cambio en las ideas y ese cambio no puede esperar otro relevo generacional. La oportunidad es ahora por lo que en estas proximas elecciones el ciudadano tendrá que extremar al máximo su ingenio y votar para que su elección sea útil a la construcción del Chaco que anhelamos  . No lamentemos mañana lo que no hicimos hoy.
 

Fuente: 
NN
Autor: 
NN

Notas relacionadas