Miércoles, 16 Octubre, 2019 - 20:07

Johnson y la UE negocian contra reloj un acuerdo para evitar una nueva prórroga del Brexit

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Nuevamente, el gobierno del Reino Unido y la Unión Europea (UE) negociaban hoy contra reloj un acuerdo que permita evitar una nueva prórroga del Brexit y abandonar el bloque el 31 de octubre -como prometió el primer ministro británico Boris Johnson-, pero con el correr de las horas parecía cada vez más improbable.
 
Mañana jueves los jefes de Estado y gobierno de los países miembros de la UE se reunirán en Bruselas en una cumbre de 48 horas y la única posibilidad de Johnson para cumplir con su promesa es que los negociadores de ambas partes cierren un acuerdo esta noche.
 
Para que este acuerdo sea considerado vinculante, todos los países de la UE deberían aprobarlo con mecanismos de urgencia en solo unas horas y sus líderes firmarlo este viernes, antes del final de la cumbre europeo.
 
Aun si todo esto sucede, el premier británico deberá después conseguir una aprobación exprés del Parlamento de su país el sábado, antes de que venza, esa medianoche, el plazo establecido por los diputados para pedir una nueva prórroga.
 
Pese a la incertidumbre reinante, todo indica que el éxito o fracaso de este maratón de negociaciones y aprobaciones está en manos del Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés), el socio minoritario norirlandés del gobierno de Johnson.
 
La gran traba que hizo fracasar el anterior acuerdo de Brexit entre la ex primera ministra Theresa May y la UE fue la futura situación de la isla irlandesa.
 
Por un lado, los acuerdos de paz que terminaron con el sangriento conflicto armado en esa región establecen que la República de Irlanda -miembro de la UE- y la región británica de Irlanda del Norte no deben estar divididos por ningún tipo de frontera física. Por otro lado, una salida del Reino Unido del bloque europeo implicaría la salida del mercado común y, por lo tanto, obligaría a imponer controles de seguridad y aduanas.
 
"Si el DUP dice: 'esto es intolerante para nosotros', eso será bastante importante", advirtió hoy el diputado oficialista y ex negociador británico en el proceso del Brexit, David Davis, en diálogo con el diario The Guardian.
 
La líder del DUP, Arlene Foster, rechazó los rumores que pronosticaban un inminente acuerdo con la UE y con el Parlamento británico, y en cambio, volvió a pedir "un acuerdo sensato".
 
Foster se refirió indirectamente a las versiones periodísticas que hablan de excepciones tributarias y comerciales para Irlanda del Norte y advirtió que su partido no aceptará ninguna propuesta que "rompa el Reino Unido" y distancie su región del resto del país.
 
Por eso, los medios británicos hoy se mostraban pesimistas sobre un posible acuerdo antes del inicio de la cumbre europea de mañana, aun si varios líderes de países vecinos y del bloque se mostraron muy optimistas.
 
"Quiero creer que un acuerdo se está cerrando y que podremos aprobarlo mañana", aseguró el presidente francés, Emmanuel Macron, en una conferencia de prensa conjunta con la canciller de Alemania, Angela Merkel, en la ciudad de Toulouse.
 
Merkel, por su parte, compartió su optimista y afirmó que las negociaciones están "en su recta final".
 
Sin embargo, no todos quieren sellar un acuerdo ya.
 
Un grupo de diputados británicos que incluye a todos los partidos políticos menos a los del oficialismo, los conservadores y el DUP, abogó hoy en el Parlamento Europeo a favor de una nueva prórroga para evitar una salida abrupta de la UE a fin de mes.
 
"La razón por la que pedimos una extensión hasta enero es porque tenemos la creencia de que lo que vaya a surgir de este acuerdo será extremadamente difícil de llevar a cabo en el Parlamento británico", explicó a la prensa David Lammy, diputado laborista y uno de los miembros del grupo que viajó a la sede de la UE.
 
 
Desde el gobierno británico, evitaron hacer definiciones hoy o dar detalles sobre la serie de reuniones que encabezaron el premier, sus ministros y sus negociadores, tanto con la UE como con el DUP y con la bancada conservadora en el Parlamento británico.
 
Una de las pocas excepciones fue cuando el vocero del premier contó cuál había sido el mensaje de Johnson a su gabinete: "Dijo que existe la posibilidad de alcanzar un buen acuerdo, pero no estamos ahí todavía y quedan asuntos pendientes".
 
Fuente: 
Télam