Martes, 27 Agosto, 2013 - 15:10

En la primera jornada del juicio oral
Jaime negó supuesta conexión económica con un hijo del ministro De Vido

El exsecretario de Transporte hizo esas declaraciones al comparecer como imputado por ocultamiento de pruebas.
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El ex secretario kirchnerista de Transportes Ricardo Jaime negó hoy cualquier relación laboral con la empresa "Cerro Motos" supuestamente vinculada a uno de los hijos de su superior en el Ministerio de Planificación e Infraestructura, Julio De Vido.

Y se mostró sorprendido por la acusación de ocultamiento de pruebas, al supuestamente esconder tarjetas personales de director gerente de la compañía "Cerro Motos" durante un allanamiento: "Eso no existió y no hubo ningún inconveniente con el procedimiento".

Jaime hizo esas declaraciones al compadecer como imputado en la primera jornada del juicio oral al que empezó hoy a ser sometido en Córdoba por el Tribunal Oral Federal 2 por el delito de ocultamiento de pruebas, castigado por el Código Penal con hasta tres años de cárcel. 

"Desde que renuncié se han hecho distintos allanamientos, principalmente en la causa por enriquecimiento. Nunca pusimos ninguna objeción para que la justicia obrara a proceder", dijo. Y negó de plano que durante el allanamiento del 7 de junio de 2010 se haya guardado las tarjetas en el bolsillo cuando los policías y funcionarios judiciales requisaban su casa en el barrio Costa Azul: "Ratifico plenamente que el hecho que se pone de manifiesto nunca ocurrió".

Además, Jaime se quejó de que lleva "tres años con una acusación de que no tengo idea de por qué surgió" y se autodefinió como "un hombre de bien". El juicio comenzó oficialmente dos horas y media después de lo previsto, luego de que el tribunal debiera deliberar sobre dos recursos de nulidades presentados por el abogado defensor Marcelo Brito, finalmente rechazados.

Uno de los planteos era contra el rechazo al pedido de nulidad que dispuso el tribunal anoche y el otro cuestionaba la negativa al recurso de reposición que volvió a formular Brito.

Para esta primera audiencia estaba prevista la comparecencia de cinco testigos, entre ellos dos policías, Miguel Ángel Maidana y Andrés Daniel Saldívar, más la contadora María Eleonora Fesser y los civiles Miguel Ángel Espíndola y Sabilio Velázquez.

Jaime llegó minutos después de las 9 a los Tribunales de la ciudad de Córdoba, para afrontar la primera audiencia del juicio en el que se lo acusa del robo de pruebas vinculadas con una causa por enriquecimiento ilícito, en la que el fiscal Carlos Rivolo ya pidió cinco veces su indagatoria.

Pero primero el juez federal Norberto Oyarbide, que subrogaba el juzgado, y últimamente el juez Sebastián Casanello, que era secretario y ascendió a juez federal durante la presidencia de Cristina Fernández, aún no la han ordenado.

Junto al ex secretario, Rívolo pide que comparezcan como imputados sus hijas Romina, Julieta y Gimena; su hermano Daniel; su ex esposa Silvia Reyss; la hijas de ésta con otra pareja, Agostina y Lorena Jayo; su ex suegra María Pfaffen, y los empresarios Carlos Lluch y Raúl Viola.

Además de este caso, Jaime está procesado y camino a juicio oral en otras dos causas: por dádivas (haber recibido favores de empresarios del transporte a los que debía controlar) y por la tragedia ferroviaria de Once.

Fuente: 
DyN