Jueves, 19 Septiembre, 2019 - 12:43

Irán advierte de una "guerra total" si es atacado por EEUU o Arabia Saudita

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El canciller de Irán dijo hoy que un ataque contra su país en represalia por recientes bombardeos de instalaciones petroleras sauditas resultará en una "guerra total", en otra vuelta de tuerca a ya extremadas tensiones en el golfo Pérsico.
 
Los comentarios de Mohammad Javad Zarif son la advertencia más fuerte lanzada por Irán luego de meses de misteriosos ataques e incidentes y a más de un año de la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias.
 
Las declaraciones del ministro también parecieron ser una respuesta al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien ayer visitó Arabia Saudita y se refirió al ataque del sábado contra la industria petrolera saudita como un "acto de guerra".
 
Sin embargo, al visitar hoy Emiratos Árabes Unidos (EAU) -otro rival regional de Irán-, Pompeo dijo que Estados Unidos prefiere una "resolución pacífica" de la crisis.
 
En una entrevista en Teherán, consultado por la cadena CNN sobre cuáles serían las consecuencias de un ataque estadounidense o saudita contra su país, Zarif respondió: "Guerra total".
 
El conflicto causaría "un montón de víctimas", advirtió.
 
"Estoy haciendo una declaración muy seria de que no queremos un enfrentamiento militar", prosiguió.
 
"Pero no pestañearemos para defender nuestro territorio", agregó.
 
El canciller dijo también que cualquiera de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán luego de que el presidente Donald Trump retirara a su país del pacto nuclear de 2015 deberá ser levantada antes de que Irán evalúe participar de cualquier otra negociación.
 
"Han hecho todo lo que podían y no han sido capaces de ponernos de rodillas", señaló.
 
Pompeo llegó a EAU poco después de conocerse la advertencia de Zarif.
 
El jefe de la diplomacia estadounidense se reunió ayer con el príncipe heredero y líder de facto saudita, Mohammed bin Salman, en la ciudad de Jeddah luego de los ataques a un planta de procesamiento de petróleo y a yacimientos de crudo en el este del reino.
 
Los ataques, que según Arabia Saudita se cometieron con drones y misiles de crucero, redujeron a la mitad la producción petrolera saudita y dispararon el precio internacional del crudo.
 
Los rebeldes hutíes de Yemen, una milicia chiita alineada con Irán, reivindicaron los ataques, pero Estados Unidos afirma que fueron cometidos por Irán.
 
"Nos gustaría ver una resolución pacífica", dijo hoy Pompeo a periodistas luego de mantener encuentros con autoridades de EAU.
 
"Espero que la República Islámica lo vea del mismo modo", agregó.
 
Trump ha dicho que al parecer Irán estuvo detrás del ataque, pero que quería certezas antes de decidir si adopta una respuesta militar.
 
Ayer dijo además que incrementará las sanciones financieras contra Teherán por el ataque, sin dar detalles.
 
Irán ya está bajo fuertes sanciones económicas estadounidenses contra su sector petrolero.
 
Pompeo se reunió en EAU con el poderoso príncipe del emirato de Abu Dhabi, jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan.
 
EAU es un aliado de Arabia Saudita que se ha sumado a la guerra que el reino libra contra los hutíes en Yemen desde 2015.
 
Decenas de miles de personas han muerto en el conflicto, que ha devastado el país -el más pobre del mundo árabe- y ha dejado a millones de civiles sin hogar y al borde de la hambruna.
 
En una conferencia de prensa, Arabia Saudita exhibió ayer restos de drones y pedazos de un misil crucero que un vocero militar, coronel Turki Al-Malki, identificó como armas iraníes utilizadas en los ataques.
 
También mostró imágenes de video que según afirmó muestran un dron proveniente del Norte. Yemen queda al sur de Arabia Saudita.
 
Dieciocho drones y siete misiles crucero fueron lanzados contra los objetivos, aunque tres misiles no dieron en sus blancos, dijo Al-Malki.
 
Agregó que el alcance de los misiles de crucero es de 700 kilómetros, lo cual significa que no pudieron ser lanzados desde Yemen, que está a más de 1.000 kilómetros de los sitios atacados.
Fuente: 
Télam