Miércoles, 15 Mayo, 2019 - 12:24

Imputaron a Capitanich y Berni por no ir a Córdoba durante el acuartelamiento policial de 2013

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La justicia federal de Córdoba, a través de la fiscal Graciela López de Filoñuk, imputó hoy al exsecretario de Seguridad, Sergio Berni, al exjefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y a la exministra de Seguridad María Cecilia Rodríguez por no asistir a Córdoba durante el motín policial de diciembre de 2013.

Los exfuncionarios ejercían sus cargos durante el segundo mandato de la expresidenta, Cristina Kirchner, mientras se desarrolló el acuartelamiento de los efectivos policiales, el 3 y 4 de diciembre de 2013, que derivó en distintos hechos de violencia, saqueos y disturbios en la provincia mediterránea, que era gobernada en ese entonces por José Manuel De la Sota, quien se encontraba de viaje.

La imputación, según explicó la fiscal, es "una promoción de acción penal" por supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público que llevó adelante la semana pasada a raíz de que los tres exfuncionarios no respondieron a la solicitud de ayuda que había hecho la provincia durante la protesta de los efectivos policiales, que reclamaban un aumento salarial, entre otras cuestiones. 

Por ese motín, la justicia provincial condenó a varios policías, aunque la causa avanzó en el plano federal, y en ese juicio quedaron evidenciados los llamados a Berni, Rodríguez y Capitanich para pedir el envío de fuerzas de seguridad nacionales fueron insistentes

El abogado Miguel Ortiz Pellegrini, defensor de los policías condenados y quien planteó la situación con los funcionarios kirchneristas, tras conocer la imputación, declaró en Cadena 3: “Estoy muy contento porque esto fue fruto de la tarea que hicimos en la defensa de los policías acusados”, dijo.

“Contribuye a la verdad y a no quedarnos en la anécdota: por acción y omisión, fundamentalmente, aquí hubo incumplimiento”, aseguró Ortiz Pellegrini.

El año pasado, la Cámara 12ª del Crimen determinó en el fallo condenas de entre un año y seis meses contra 52 efectivos, la mayoría de ellas por “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y otras por “desobediencia”, aunque ninguna de las condenas determinó la prisión efectiva.

Fuente: 
Télam