Jueves, 13 Agosto, 2020 - 16:34

Imputan por lavado de dinero a Julio De Vido, su esposa y sus cinco hijos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El año pasado, la Cámara de Casación determinó que hay relación entre el presunto enriquecimiento ilícito de Julio De Vido y las maniobras por las que se encuentra procesado en la causa de los Cuadernos de las Coimas. Así la causa que investiga el patrimonio del ex ministro, de su esposa Alessandra Minnicelli y de sus hijos quedó relacionada al caso de los sobornos. Ahora, el fiscal Carlos Stornelli amplió el objeto de investigación y los imputó por lavado de dinero y pidió al juez Marcelo Martínez De Giorgi, 28 medidas de prueba. 
 
"Hasta el momento se encuentran imputados en autos Julio Miguel De Vido, Alessandra Minnicelli, Santiago De Vido, Valeria De Vido, Facundo De Vido, Juan Manuel De Vido y Julio Eduardo De Vido", sostiene el dictamen del fiscal Stornelli al que accedió Clarín, y donde los señala como presuntos responsables de operaciones de blanqueo. 
 
La investigación inicial era sólo por enriquecimiento ilícito, pero tras la decisión de la Cámara de Casación, el expediente quedó radicado en el juzgado del fallecido juez Claudio Bonadio -hoy a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi-, quien procesó a De Vido como partícipe de la asociación ilícita que se dedicó al cobro de fondos ilegales. 
 
El expediente sostiene que la hipótesis investigada en la causa de enriquecimiento ilícito tenía "identidad objetiva y coincidía con la duración de la presunta asociación ilícita investigada en la causa 9608/2018 en la que el ex ministro se encuentra procesado como organizador". 
 
Después de una serie de medidas impulsadas por el juzgado subrogado por Martínez De Giorgi, el fiscal Stornelli determinó que el objeto de investigación debía ser aún mayor, e imputó a De Vido y a su núcleo familiar por lavado de dinero también. 
 
En su dictamen, el representante del Ministerio Público Fiscal señaló que ante el delito por el que ahora se investiga al ex ministro y a su familia, la investigación "deberá averiguar si el conjunto de activos hasta el momento detectado e incorporado desde el año 2003 al patrimonio de los imputados y/o terceras personas a estos vinculados, pudieron haber resultado producto de maniobras de conversión, transferencia, administración, venta o cualquier otra posible acción mediante la cual se hubiera disimulado o puesto en circulación del mercado, bienes provenientes de un ilícito penal". 
 
En este punto, el fiscal explicó que esta ampliación del delito se funda en la sospecha de que "el origen de los bienes originarios o lo subrogantes adquirieran apariencia de licitud; no descartándose la hipótesis de que tales presuntas maniobras, de corroborarse, hubieran tenido ocurrencia en el marco de un actuar organizado y habitual con la intervención de los citados imputados y/u otros que pudieran surgir de la instrucción, tanto con su intervención personal como a través de las personas jurídicas de momento individualizadas en autos y/o toda otra que pudiera develarse". 
 
El expediente por enriquecimiento estuvo en su momento a cargo de la fiscal Mangano y el juez Luis Rodríguez, donde se amplió el período de imputación hasta diciembre de 2015 (antes era de 2003 a 2007), y se comenzó la investigación patrimonial respecto de sus hijos. 
 
En el marco de la investigación patrimonial y tras los testimonios sumados de la causa de los Cuadernos de las Coimas, acerca del movimiento de grandes cantidades de dinero en efectivo en los domicilios de los imputados, la fiscal Mangano solicitó al juzgado el allanamiento de diversos inmuebles que fueron individualizados y vinculados a los siete imputados de la causa por enriquecimiento. 
 
A la información recolectada en la causa por enriquecimiento ilícito que se amplió al grupo familiar de De Vido, se sumaron los dichos de uno de los encargados que cumplía funciones en el edificio ubicado en Avenida del Libertador 2275, quien prestó declaración testimonial y manifestó "notar movimientos de cajas fuertes, bolsos y mochilas días antes del allanamiento realizado en el marco de esta misma causa, en el año 2016". 
 
En esta causa se investigan "diversas inconsistencias” en el patrimonio de De Vido y su esposa. Para empezar, el matrimonio no logra justificar un millón de pesos correspondiente al lapso 2003-2007. Ante la situación, la fiscal Mangano solicitó la ampliación del período de investigación sobre De Vido y su esposa Minnicelli. 
 
Fuera de la función pública y con un despacho en el Congreso, el ex funcionario K incorporó en 12 meses casi un millón de pesos a su patrimonio. Cerró el período 2016 con bienes por 2.846.717 pesos, un 48% más que en 2015. El monto total, de todos modos, sigue llamando la atención: representa sólo unos 150.000 dólares. Por eso siempre se sospechó que no declaraba su verdadera fortuna. 
 
Además, como parte de estas operaciones se determinó que la cocinera de la familia De Vido fue parte de esta "estructura delictiva". La principal sospecha es el origen del dinero que utilizó para adquirir vehículos y propiedades, que "no se lograron justificar" con la pericia socioeconómica que ordenó el juez Rodríguez en su momento. 
 
Nélida Caballero, la ex cocinera de De Vido está embargada, se le secuestraron cinco vehículos y se le dictó la prohibición de salir del país. Tal como informó Clarín, desembolsó casi 900.000 pesos en automotores (cuya valuación actual rondaría los 2 millones) con un salario mensual de 8.500 pesos. Además de una propiedad que según la Unidad de Información Financiera (UIF) pagó en efectivo 1.800.000 de pesos. "La diferencia entre ingresos y consumos es de más de 2 millones de pesos", señala la resolución. 
 
Fuente: 
Clarín