Miércoles, 26 Agosto, 2020 - 11:19

Identificaron los restos de una víctima de la Masacre de Napalpí

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) concluyó la primera etapa de los trabajos en Colonia Aborigen e informó que los restos encontrados  corresponden a una víctima de la Masacre de Napalpí. Ahora, la Justicia Federal restituirá los restos a las comunidades Qom y Moqoit para ser depositados en el Memorial recientemente inaugurado.

El extenso informe final antropológico, arqueológico y genético que la EEA remitió a la Justicia Federal de Chaco detalla la primera etapa de los trabajos de excavaciones y exhumaciones realizados en septiembre del año pasado en el Lote 39 de Colonia Aborigen.

La exploración llevada adelante por los antropólogos forenses había sido ordenada oportunamente por la jueza federal Zunilda Niremperger a partir de un pedido de los fiscales Federico Carniel, Carlos Amad, Patricio Sabadini y Diego Vigay, en el marco de la investigación que considera a la Masacre de Napalpí como un crimen de lesa humanidad y que promueve el juzgamiento en un juicio por la verdad.

El informe del EAAF detalla todos los trabajos de excavaciones realizados en el lugar durante 40 días y en particular la exhumación de los restos de un cuerpo sepultado en una fosa individual.

LOS RESTOS IDENTIFICADOS

Sobre los restos encontrados, explicaron que si bien no se pudo precisar la fecha de la sepultura, se estableció que se trata de una persona de sexo masculino, tanto por los rasgos morfológicos y por medidas antropométricas de huesos largos (tibia), de un rango etario de entre 25 y 45 años según los centros secundarios de osificación y de una  estatura aproximada de  168 a 175 centímetros, estimada por la medición de huesos largos.

Indicaron además que “como herida traumática perimortem ósea ocurrida alrededor del momento de la muerte de la persona, se ubicó una lesión indeterminada con forma irregular de 16.4 mm de largo por 10.7 mm de ancho, con pérdida de sustancia ósea en uno de sus pies”.

El trabajo de los antropólogos tuvo limitaciones ya que al cuerpo encontrado le faltaban los restos óseos de toda la parte superior los que fueron extraídos en intervenciones anteriores de extracción pasadas.

El informe de la EAAF explica que "de los indicios surgidos del trabajo del equipo, como la edad y  la lesión traumática, la ubicación del hallazgo unos 100 metros del lugar donde ocurriera la masacre, la poca profundidad de la sepultura (50 centímetros), la importante antigüedad de la misma y los distintos relatos históricos  coincidentes; se llega a la conclusión de que se trataría de los restos de una de las víctimas de la Masacre de Napalpí, que quedaron esparcidos en cercanías al lugar de la masacre al ser asesinados tratando de escapar y que fueron enterrados de forma individual y a muy poca profundidad”.

Niremperger ordenó el traslado de los restos desde la sede del EAAF en la EX ESMA en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al Juzgado Federal, para ser restituido cuando las circunstancias lo permita a las comunidades de los pueblos Qom y Moqoit, con la finalidad de ser depositados en el Memorial que fuera inaugurado recientemente en el lugar.

SEGUNDA ETAPA DE BÚSQUEDA DE FOSAS COMUNES

El EAAF en el informe plantea y aconseja continuar la búsqueda de sitios de entierro ampliando el área de investigación sumando herramientas geofísicas de prospección para el análisis de posibles sitios de excavación.

Según indicó el fiscal federal Diego Vigay, "las excavaciones de fosas comunes se van a realizar cerca de donde fue el hallazgo, en el Lote 39 de Colonia Aborigen. Ahí todavía residen comunidades qom, es una zona rural un poco urbanizada".

La segunda etapa de búsqueda se propone con base en el registro de nuevos testimonios de pobladores y la utilización de Fotos Aéreas o Satelitales del lugar, lo más cercanas en el tiempo; indagándose específicamente cobertura vegetal, topografía general, ríos seco o cañadas, áreas despejadas y en alto y pozos de agua antiguos, buscando lugares para las cuales se aprovechó la geografía existente, bajos arenosos a donde arrojar y cubrir cuerpos.

Para ello se cuenta con el aporte de la Dirección de Información Territorial de la Subsecretaría de Desarrollo Local del Gobierno del Chaco y el Laboratorio de Tecnologías de la Información Geográfica (LabTIG) dependiente del Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades – UNNE y del Instituto de Investigaciones Geohistóricas (IIGHI-CONICET) .

También el Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades y el CONICET podrían colaborar con la  toma de imágenes aéreas y registro fílmico actual con DRON, para obtener un registro de toda la actividad de excavaciones y de la geografía actual en el lugar, y la continuidad y reorientación del trabajo de búsqueda.

Pulsa aquí para comentar en Facebook