Lunes, 20 Abril, 2020 - 17:21

Huelga de hambre en la cárcel de Corrientes luego de que un oficial diera positivo de COVID-19

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Presos de la cárcel de Corrientes iniciaron hoy una huelga de hambre para solicitar que se aceleren los reclamos de protección a la población de riesgo ante los posibles contagios de coronavirus, luego de la confirmación de un caso de un oficial del Servicio Penitenciario provincial. 
 
Se trata de internos de la Unidad Penal 1 de la capital provincial, quienes le exigieron al Superior Tribunal de Justicia de Corrientes que se aceleren las respuestas a los pedidos de prisión domiciliaria, libertad condicional o libertad anticipada para quienes estén próximos a salir. 
 
Consideran que tras confirmarse un caso de coronavirus de un efectivo que trabaja en ese penal, “se deben tomar medidas por la alta vulnerabilidad que existe en las cárceles en torno al coronavirus”. 
 
Si bien el director del Penal, Roque Romero, adelantó que la medida incluiría a 100 o 150 internos, el colectivo de Yajá Porá que trabaja en contexto de encierro informó que familiares adelantaron que casi toda la población penal adhirió a la huelga de hambre. 
 
Sobre la petición, el oficial expresó en diálogo con Radio Dos que la petición "excede las facultades de las autoridades carcelarias", porque “el egreso de todo interno es competencia de la Justicia”. 
 
"La situación es de calma, porque hay diálogo”, dijo Romero, quien remarcó que se realizaron hisopados a una importante cantidad de efectivos “y dieron negativo”. 
 
“Eso nos trajo mucho alivio, pero de todas maneras, permanecen aislados por prevención”, expresó. 
 
Por su parte, Hilda Presman, referente de Yajá Porá, dijo a Télam que “la medida se lleva adelante por solidaridad con los grupos de riesgo, porque hay personas con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos y mayores de 65 años que están muy expuestos en esta emergencia sanitaria”. 
 
Explicó además que la Unidad Penal 1 “tiene unas 670 personas alojadas y su capacidad real es de 440, hay una superpoblación que claramente impide el aislamiento social en esta pandemia”. 
 
“Los condenados piden que el STJ se haga presente o determine los mecanismos para dar respuesta a los pedidos de prisión domiciliaria y libertad anticipada”, explicó Presman a Télam. 
 
Fuente: 
Télam