Sábado, 14 Marzo, 2020 - 10:22

“Gran desesperación” entre los pasajeros de un colectivo por una falla en el aire acondicionado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una pasajera de un colectivo de media distancia, con destino a Resistencia, contó a este medio la travesía y “gran desesperación” que sufrieron junto a otras personas cuando el aire acondicionado del vehículo tuvo una falla y despidió una "neblina blanca".

La mujer denunció que esta "neblina blanca" impedía verse unos a otros dentro del colectivo y hasta les impedía respirar, por lo que muchos pasajeros oprtaron por romper los vidrios del rodado. “Teníamos gran desesperación por la asfixia que estábamos sufriendo”, relató y agregó que inclusive una mujer embarazada viajaba en el micro.

De acuerdo con el relato de la mujer, el hecho ocurrió en “el servicio de las 15 horas de La Termal (colectivo intermedio)” que “tuvo que detenerse en la banquina porque la gente empezó a gritar y desesperarse ante la inacción del chofer”.

“El aire acondicionado no funcionaba (si, con este calor no funcionaba) pero aun así seguía encendido lo que llevó a que se sobrecaliente y empezó a tirar como ‘una neblina blanca’, por donde generalmente debemos recibir el aire, y en un momento ya casi no podíamos vernos unos a los otros y apenas respirar”, contó indignada.

Y continuó: “Un par de pasajeros optaron por romper las ventanas con el martillo de emergencias para poder respirar y liberar ese aire que tan mal nos estaba haciendo”.

“Ya con los pasajeros abajo, el chofer quedó dentro del colectivo sin dar respuesta alguna o comunicarse con nosotros, la mitad del colectivo se fue caminando al pueblo más cercano (Quitilipi), otros hicieron dedo y otros llamaron a familiares para que los busquen. Todos empezamos a preguntarle al chofer cual era la respuesta ante tal situación y nos dijo de mala gana que venía otro colectivo, que esperemos”, detalló la mujer sobre el accionar del conductor del colectivo.

Explicó que los pasajeros que quedaron varados debieron esperar “35 minutos o un poco más en el rayo del sol, sabiendo que la sensación térmica a esa hora alcanzaba los 41°C. Para completar, el colectivo iba lleno y sin embargo subió a más gente que iba parada en el ‘pasillo’”.

Además, sostuvo que éste no fue el único micro de la misma empresa que tuvo fallas, ya que un “el que va directo de Sáenz Peña a Resistencia quedó varado detrás nuestro antes de llegar a Quitilipi, más de una hora hasta que intentaron hacerlo funcionar, arrancó, hizo unos pocos metros y volvió a pararse, esto lo sé porque tengo una amiga viajando en ese colectivo”.

Agregó que en las unidades de esta empresa “nunca funcionan los aires acondicionados en los y cuando llueve entra agua por todos lados. Me ha tocado vivir una situación en la cual las personas desesperadas colocaban bolsas o cualquier otra cosa para que no entre más la lluvia al vehículo.

“Dan vergüenza, son condiciones inhumanas, pagamos el mismo precio de pasaje que con otras empresas con mismo destino”, se quejó la mujer.

Pulsa aquí para comentar en Facebook