Viernes, 29 Noviembre, 2019 - 19:59

Gobierno de Bolivia pone en marcha cuerpo especial para detectar "grupos subversivos"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El gobierno interino de Bolivia puso en marcha hoy un Centro Especializado Antiterrorista (CEAT), destinado a evitar la formación de "grupos subversivos", que fue creado luego de confirmar la presencia de una célula en Santa Cruz, con la identificación de tres miembros de grupos irregulares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
 
Así lo explicó el comandante de la Policía boliviana, Rodolfo Montero, al asegurar que la medida busca evitar que en Bolivia "se estén creando grupos subversivos", informó la agencia EFE.
 
El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, Miguel Mercado, informó que el CEAT, creado en las últimas horas, activó operaciones de inteligencia para identificar a elementos subversivos que pretenden generar violencia en Santa Cruz y en los nueve departamentos de Bolivia.
 
"Son 80 efectivos especializados que están capacitados para labores de inteligencia para detectar elementos que estén tratando de formar células terroristas en determinadas zonas, en algunos casos operarán como civiles para detectar a subversivos y en otros casos con uniformes y equipamientos adecuados", explicó a los periodistas.
 
Esa unidad, recordó Montero, fue creada luego de confirmar la presencia de una célula terrorista en Santa Cruz, con la identificación de tres miembros de grupos irregulares de las FARC.
 
Mercado apuntó que estos policías realizarán principalmente labores de inteligencia, para detectar si la supuesta célula terrorista se hubiera desplazado de Santa Cruz a la zona del Chapare, en el centro de Bolivia.
 
Esa zona cuenta con grupos de cocaleros que mantienen protestas contra el gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez, las pocas que siguen en el país tras cesar el resto de movilizaciones a favor del derrocado mandatario Morales en virtud de un acuerdo en una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y una serie de organizaciones sociales.
 
El 13 de noviembre, la Policía informó de que había identificado a un argentino ex miembro de las FARC como parte de los grupos que defendieron a Morales en la ciudad de Montero, en Santa Cruz.
 
Cinco días después, Áñez canceló un viaje dentro del país por temor a un atentado, que atribuyó a un supuesto "grupo criminal" sin aportar más detalles.
 
La violencia en Bolivia desde las elecciones del 20 de octubre pasado causó la muerte de 34 personas y heridas a más de 800, según la Defensoría del Pueblo.
 
Las protestas comenzaron el día después de las elecciones, en las que fue declarado ganador Morales entre denuncias de fraude desde la oposición.
 
El 10 de noviembre, una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió graves irregularidades en los comicios y Morales anunció su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, para al día siguiente viajar a México, donde está asilado.
 
La renuncia de Morales es calificada como golpe de Estado por varios gobiernos y políticos latinoamericanos, entre ellos la Argentina.
 
Otros países reconocen al Ejecutivo de Áñez, que asumió el poder 12 de noviembre, mientras que parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.
Fuente: 
Télam