Sábado, 20 Octubre, 2018 - 11:26

Gendarmes del Escuadrón Las Palmas fueron detenidos y alojados en la Federal

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Tras la orden de detención dictada por la jueza Zunilda Niremperger, a última hora del viernes la Policía Federal detuvo al jefe del Escuadrón Las Palmas de Gendarmería Nacional, Héctor Procop, y al subjefe, Eduardo Jorge, acusados de presunto cohecho e irregularidades; y a otros cuatro agentes de esa fuerza de seguridad, que fueron alojados en la dependencia de la Policía Federal en Resistencia. 

Niremperger ordenó la detención el mismo viernes tras un pedido del fiscal federal Patricio Sabadini que imputa a Procop como presunto jefe de una asociación ilícita dedicada a delitos en perjuicio de la administración pública; por fraude a la administración pública, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, sustracción e inutilización de objetos custodiados y cohecho.

El pedido de Sabadini incluye también a los agentes David Gómez, Hugo Marecos, Anastacio Mora, Antonio Luque y Luciano Cardozo y Rubén Darío Fimiani.

Todos fueron imputados por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público; en tanto Camargo y Jorge, por sustracción e inutilización de objetos custodiados y Marecos por cohecho.

Cabe recordar que los exjefes fueron separados de su cargo en los primeros días de octubre tras el allanamiento al puesto ubicado en La Leonesa.

LA INVESTIGACIÓN 

La investigación por estos hechos comenzó con denuncias recibidas por diversas irregularidades con las compras del escuadrón. Niremperger decretó el allanamiento que se llevó a cabo el 9 de octubre en el escuadrón y sus anexos en las localidades de Las Palmas, La Leonesa y Colonias Unidas, con personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, de la Policía Federal y con la participación del Director de Investigaciones Internas del Ministerio de Seguridad de la Nación, Carlos Manfroni. También se allanaron los domicilios del jefe y segundo jefe del escuadrón.

El núcleo de la denuncia se refiere a una compra de avena y alfalfa para los caballos de Gendarmería por $ 1.200.000, que teóricamente había sido recibida en el escuadrón el 1º de agosto de 2017. El Ministerio advirtió, durante el allanamiento, que la entrega no se había realizado, ya que no figuraba el ingreso de los camiones en el libro de guardia correspondiente a ese día y que, además, el proveedor era en realidad un distribuidor de agua potable que se había inscripto en el rubro de venta de alimentos balanceados días antes de la operación. Este hombre también está imputado.

Además, tanto el Juzgado como el área de Investigaciones Internas del Ministerio de Seguridad tomaron declaraciones el día del allanamiento y al día siguiente a numerosos testigos que relataron que una filtración habría permitido al jefe del Escuadrón en la medianoche previa al allanamiento la inminencia de la medida y ordenar el retiro de algún material, con destino desconocido.

Los testigos, todos ellos personal del escuadrón, declararon también en contra de Procop y de un alférez Camargo por presuntas presiones que sufrirían en el manejo de las incautaciones de mercadería de contrabando en los depósitos, tales como ropa o juguetes.

El fiscal emitió el requerimiento de instrucción y solicitó la orden de detención de todos los involucrados. Niremperger así lo dispuso y los efectivos fueron pasados inmediatamente a disponibilidad por el jefe de la Gendarmería Nacional.

La Dirección de Investigaciones Internas y la Unidad de Auditoría Interna del Ministerio de Seguridad realizaron las pesquisas previas.

Notas relacionadas