Viernes, 30 Octubre, 2020 - 13:51

Finalizan acueducto del “Chaco Paraguayo”: una solución elegida con una metodología aportada por investigadores de la UNNE

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Recientemente, y tras varios años de trabajo, finalizó en Paraguay la construcción de un acueducto que abastecerá de agua para consumo humano y productivo a la región conocida como “Chaco Paraguayo”. Años atrás, la elección de esa obra como solución al déficit hídrico del vecino país había surgido de la aplicación de un “modelo de apoyo a la decisión” desarrollado por investigadores de la Facultad de Ingeniería de la UNNE.  “Dicha metodología, posibilitó identificar, entre cuatro posibles soluciones, la más ventajosa considerando aspectos económicos, técnicos, ambientales y sociales”, recordaron desde la FI-UNNE.
 
La región del Chaco Paraguayo o Gran Chaco Paraguayo se localiza en la zona occidental de Paraguay, y más del 80% de su territorio se caracteriza por la escasez de agua como consecuencia del balance hídrico negativo, agravada por la irregular distribución de las lluvias durante el año.
 
Los cursos fluviales de la zona tienen poca capacidad de conducción debido a la baja energía de relieve, que combinada con la escasa pluviometría, configuran los comúnmente conocidos “sistemas hidrológicos no típicos”, muy propios de la región chaqueña.
 
La región es un polo de producción láctea, de carne y maní, entre otros productos, y para lograr un crecimiento sostenido y sostenible se consideraba que la provisión de agua de buena calidad y en cantidad suficiente era un factor determinante y decisivo.
 
Así, años atrás una misión técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) fue comisionada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) para analizar la problemática del agua, dentro del marco de la solicitud de cooperación realizada por Paraguay al Gobierno de España, que le otorgó un fondo no reintegrable (subsidio) para resolver el problema de la provisión de agua apta para el consumo humano.
 
 
En ese contexto, se analizaron las condiciones de abastecimiento actuales y se plantearon escenarios de crecimiento futuro, tomando como base una dotación de 160 litros por habitante por día, y se analizaron cuatro alternativas: a) acueducto desde el río Paraguay; b) “cosecha de agua”; c) techos y aljibes; y d) pozos someros con infiltración.
 
En ese entonces, para la selección de la solución más viable, los decisores contaron con el apoyo de una metodología desarrollada y aportada por el Grupo de Investigación del Departamento de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la UNNE, tomando como base un modelo matemático desarrollado por el Dr. Ing. Jorge Pilar en su tesis de doctorado.
 
 El “Modelo de Apoyo a la Decisión” utilizado combina dos técnicas ampliamente conocidas de análisis multicriterio, con sólidas bases matemáticas y lógicas, pero ajustada por el equipo de investigación de la FI-UNNE, utilizando cuatro atributos de ponderación (social, económico, ambiental y técnico).
 
UNA EXPERIENCIA DE TRANSFERENCIA AL MEDIO
 
“Todas las alternativas tenían puntos a favor y otros en contra, por lo que la elección de una de ellas se transformó en una tarea compleja y engorrosa. Elegir una sola opción entre varias posibles y teniendo en cuenta varios criterios simultáneamente era, además de una tarea difícil, una fuente de potenciales conflictos” recordó el Dr. Ing. Jorge Pilar, integrante junto a los ingenieros Alejandro Ruberto, Marcelo Gómez y Pedro Tymkiw (recientemente fallecido) del equipo que aportó el Modelo de Apoyo a la decisión en los inicios del proyecto del acueducto que recientemente, tras varios años, finalizó en el Chaco Paraguayo.
 
Los detalles de la metodología aplicada para seleccionar la obra más viable para el Chaco Paraguayo fueron reseñados recientemente por el Dr. Jorge Pilar en el marco de las 10° Jornadas de Divulgación Científica de la Facultad de Ingeniería de la UNNE disponibles en formato virtual.
 
Repasó que en el proyecto, para considerar los aspectos sociales se utilizó la cantidad de días por año que estadísticamente no podría lograrse una oferta de agua razonable. Entre los aspectos económicos se tuvieron en cuenta los costos de las alternativas en análisis.
 
Por su parte, para los aspectos ambientales, se consideraron la vegetación afectada, impactos en los suelos y sus usos, modificación del paisaje y accesibilidad, mientras que los aspectos técnicos contemplaron la captación, la facilidad de operación y mantenimiento, dificultad de distribución, almacenamiento y transporte de agua.
 
Entonces, cada una de las cuatro alternativas que fueron analizadas quedó caracterizada dentro de un “espacio de decisión”, con cuatro coordenadas, cuyos valores eran el puntaje de esa alternativa para cada uno de los cuatro aspectos considerados.
 
Finalmente, la opción del acueducto se mostró como la mejor elección, pues presentó la menor distancia total ponderada a la situación ideal y, simultáneamente, la máxima distancia a la situación antiideal, conjunción no mostrada por las otras (por ejemplo, la alternativa “techos y aljibes” estuvo 2ª en el ranking según su distancia a la situación ideal y 4ª por su distancia a la antiideal).
 
El Dr. Pilar destacó que en ese entonces había una predilección previa por el acueducto como solución, pero el hecho de que incluyera un tramo de alrededor de 200 km sin caminos y sin atravesar poblaciones, ponía en dudas su factibilidad técnica, sobre todo en lo referido a la operación y mantenimiento de la obra.
 
Por su parte, previamente las otras alternativas también presentaban sus ventajas, pero también potenciales inconvenientes.
 
“La aplicación de una combinación de técnicas multicriterio, según lo adaptado y presentado por nuestro trabajo de la FI-UNNE, permitió introducir objetividad al proceso de decisión política de elegir una entre cuatro alternativas posibles para el abastecimiento de agua a la región de interés en el Chaco Paraguayo, según cuatro aspectos que se consideraron como relevantes, siendo que a priori ninguna de esas alternativas se mostraba ni mejor ni peor que las otras” señaló.
 
Agregó que con la metodología y el análisis propuesto, en ese entonces quedó claro que si el objetivo general era garantizar una dotación de agua potable adecuada, a un costo económico y ambiental razonables y sin demasiadas complicaciones técnicas, el acueducto era la alternativa recomendable, aunque sin descartar las otras, que podrían ser tenidas en cuenta para una provisión complementaria para atender, por ejemplo, usos menos prioritarios.
 
ACTUALIDAD DE LA METODOLOGÍA
 
Para los miembros del Grupo de Investigación del Departamento de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la UNNE, la utilización de la metodología ajustada por ellos para optar por la decisión de esa obra tan importante que acaba de finalizar en Paraguay, demuestra la viabilidad de este tipo de herramientas que podrían ser más difundidas en las definiciones sobre obras de envergadura orientadas a soluciones relevantes.
 
En especial resaltaron que la metodología haya aportado objetividad en el proceso de selección de la solución a una demanda tan prioritaria y básica como el abastecimiento de agua para las personas y las actividades productivas.