Miércoles, 28 Octubre, 2020 - 08:32

Santa Fe
Fiesta clandestina y morbo: jóvenes se reunieron cerca de un cementerio y en un depósito de ataúdes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pese a la vigencia de las restricciones impuestas por la cuarentena y al riesgo latente de contraer COVID-19, continúan las fiestas clandestinas. Cada fin de semana, las autoridades de distintos lugares del país reciben la denuncia sobre grupos de jóvenes que se encuentran violando el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. En esta oportunidad, se llevaron a cabo dos fiestas ilegales en la provincia de Santa Fe, con la particularidad de que una se realizó en las cercanías de un cementerio municipal y la otra en una fábrica y depósito de ataúdes.
 
Tras más de siete meses de pandemia, Santa Fe se ha convertido en el epicentro del coronavirus en el interior del país. De acuerdo al último reporte sanitario, con los 2.236 infectados registrados en las últimas 24 horas, la provincia acumula un total de 98.465 contagiados y 1.080 víctimas fatales. Ni los severos datos epidemiológicos ni las medidas restrictivas alcanzan para concientizar a quienes continúan reuniéndose masivamente, rememorando la “vieja normalidad”.
 
De esta forma, en la madrugada del último domingo, en la localidad de Armstrong, se organizó una multitudinaria fiesta en la prolongación de la ruta nacional N° 178, en las inmediaciones del cementerio municipal. “Allí al costado, hay una ruta vieja que ya no se utiliza, cercana al cementerio local, donde hubo una gran convocatoria de jóvenes y no tan jóvenes -había menores de edad y mayores también-”, relató el periodista Hernán Corradini en declaraciones al canal El Tres de Rosario. Por ello, la policía acudió al lugar luego de que una llamada al 911 alertara sobre la presencia de una gran cantidad de automóviles estacionados cerca de la necrópolis.
 
 
Al llegar al lugar, las fuerzas de seguridad constataron la presencia de al menos 200 vehículos. Ante la presencia de los uniformados, los jóvenes comenzaron a dispersarse. Algunos se dirigieron hacia el centro de Armstrong, otros tomaron la ruta hacia Villa Eloísa y algunos partieron rumbo a Cañada de Gómez. “No había gente de Armstrong solamente, algunos se dirigieron hacia el sur, otros hacia el este, y el norte”, precisó Corradini.
 
La policía “solo fue a desactivar la fiesta, no hubo detenidos y no quisieron generar ningún tipo de riesgo mayor en la huida de esta gente”, agregó el periodista en relación al riesgo que podría implicar que jóvenes alcoholizados huyeran a toda velocidad durante la madrugada. Como suele pasar en estos casos, en redes sociales se viralizaron imágenes de la multitudinaria convocatoria y de la intervención de las fuerzas de seguridad.
 
Daniela Pérez, secretaria de Gobierno de la localidad santafesina, expresó al portal Armstrong y Región que el municipio planea “reforzar los controles” e insistió en apelar al compromiso ciudadano y la responsabilidad individual debido al pico de casos de coronavirus que azota a la región.
 
 
El otro encuentro ilegal sucedió en la localidad de Las Rosas. Si bien allí se trató de un grupo más reducido, la morbosidad de las imágenes que se viralizaron en redes marcaron la particularidad del caso. El fin de semana pasado, adolescentes se reunieron en una fábrica y depósito de ataúdes -también sobre la ruta 178, donde ocurrió la otra fiesta-. Presuntamente alcoholizadas, en las imágenes que circularon se ve a un grupo de mujeres que aprovecharon la oportunidad para fotografiarse y “jugar” con los féretros. Tras recibir la denuncia, la policía acudió al lugar para desactivar el encuentro clandestino. Tampoco hubo detenidos.
 
“Es lo que se viene dando durante varios fines de semana, la policía no da abasto con este tipo de fiestas", comentó Javier D´Abarno, periodista de Las Rosas. “Son chicos que todos conocemos, que estudian y trabajan y que hoy en día deben estar arrepentidos. Se viralizó porque unificaron este hecho con el de Armstrong, pero esto fue en Las Rosas y la policía labró una actuación por desobediencia al decreto presidencial”, explicó con respecto al otro caso que sucedió casi en paralelo.
 
Fuente: 
Infobae