Lunes, 17 Julio, 2017 - 13:11

Familia de Chubut cobrará $ 4 millones por la muerte de su hijo de 12 años tras ser mal diagnosticado

Una familia de la ciudad de Comodoro Rivadavia cobrará una indemnización de cuatro millones de pesos por la muerte de un hijo de doce años a causa de una dolencia cardíaca mal diagnosticada y un procedimiento médico erróneo en el Hospital Regional local.

El chico había ingresado al centro asistencial tras sufrir una fractura de muñeca en el colegio y falleció al ser operado sin tenerse en cuenta la dolencia cardíaca que padecía.

Trece años después del deceso del menor, la Cámara de Apelaciones de esa ciudad chubutense condenó a dos médicos, al Estado provincial y a la aseguradora Federación Patronal SA.

El fallo fue firmado por los jueces Rubén Hayes, María Fernanda Zanatta y Graciela Mercedes García Blanco.

De acuerdo con lo informado por el caso se inició el 17 de junio de 2004 cuando el chico, que era el mayor de cinco hermanos, sufrió una fractura en su muñeca izquierda al caerse en la escuela.

El menor fue operado, pero surgieron dolencias cardíacas que derivaron en su deceso.

Según se comprobó posteriormente, el niño fue operado sin que se le realizara un electrocardiograma, condición necesaria para cualquier intervención, y para la práctica los médicos se guiaron en un estudio de 2001.

Mientras que los jueces se encontraron con una historia clínica con textos ilegibles y firmas sin declarar, además de tachaduras, y se pudo establecer que el chico ya registraba una arritmia cardiaca previa.

Para los jueces, "los galenos generaron un riesgo injustificado en la salud" del niño, ya que si hubieran trabajado de forma correcta tendrían que haber pospuesto la cirugía, modificar el tratamiento y derivarlo a un centro asistencial de mayor complejidad, ya que el hospital no contaba ni con terapia intensiva infantil ni con cardiólogo infantil.

"Aún así se aventuraron a operarlo (…) Existía una carencia total de infraestructura y personal", resaltan los magistrados.

Se hizo hincapié en que no se respetó el protocolo de terapéutica médica que recomienda la Sociedad Argentina de Cardiología para el tratamiento de arritmias. En plena cirugía se detectaron anomalías cardíacas y solamente el anestesiólogo sugirió una consulta urgente.

Recién se pidió la derivación del menor seis días después de su internación, el chico fue llevado a Rawson, donde no se hallaron camas y murió después de dos paros cardiorespiratorios.

"Cada día que pasó fue determinante. Sin embargo, se desperdició una semana entera antes de decidir lo que debiera haberse decidido apenas advertida la patología. La demora fue fatal", sentenciaron los camaristas.

Fuente: 
Noticias Argentinas