Miércoles, 3 Marzo, 2021 - 12:32

Falleció Luis Gómez el exdueño del recordado boliche Katoa en Sáenz Peña

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El conocido vecino saenzpeñense que fue uno de los propietarios del antaño boliche Katoa en la localidad, falleció esta mañana producto de un infarto.

Luis Gómez tenía 66 años y, además de su presencia en el local bailable en los años 70’, se lo conoció también por incursionar en el área comercial imprimiendo la guía de Sáenz Peña, que recopilaba a información de comercios y servicios locales.

El fallecimiento de Gómez fue informado en la mañana de este miércoles desde la página de Facebook “Katoa tu boliche” que fue creada para recopilar datos y fotos de los años de vida de ese espacio nocturno.

Los menajes de acompañamiento a la familia no tardaron en llegar y, a través de las redes sociales, recordaron a Gómez: “Descansa en Jesús. Miles, los que pasamos por la magia de tu Katoa, hoy te despedimos”.

El recordado boliche que administraba Gómez nació en la navidad del año 1976, fue uno de los primeros locales bailables que tuvo Sáenz Peña, después del pionero “Tía María” y casi contemporáneo de “Quijote”, que ya funcionaba un par de años antes. Estaba ubicado en calle 18 entre 17 y 19, donde en la actualidad funciona una radio.

Comentaron sus allegados y asiduos asistentes al local que Luis le puso su propia impronta al lugar y supo ganarse a diario la clientela. Abría sus puertas de martes a domingo a las 22:30 y al lugar no solo concurrían los que querían bailar sino también aquellos que querían escuchar una música distinta de la “comercial bolichera”.

Con pesar y buenos recuerdos, en los mensajes de despedida también comentaban que los precios eran muy accesibles para la época, convenía ir al “boliche” que a un baile, sacando cálculos salía más caro el baile, porque tenían que pagar entradas de la pareja (dos entradas), bebidas, y una mesa con sillas.

Señalaron también que “Luis le daba mucha importancia a la música, viajaba a todos los eventos de bolicheros y había hecho amistades con algunos dueños y disc jockey de Buenos Aires, que lo ponían al tanto de las novedades”. Expresaron también que fue “un ciclo inolvidable, venía gente de todos los lugares de la provincia, e incluso de Corrientes a conocer Katoa y su famosa música”.

Pulsa aquí para comentar en Facebook