Martes, 8 Enero, 2019 - 10:58

Evasores vip, lavadores top, todos premiados
Por Esteban Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La ley de blanqueo votada por el PRO, la UCR, el bloque Justicialista, y el Frente Renovador de Sergio Massa, fue en realidad, y siempre se supo, una ley de saqueo e impunidad.
 
 
Saqueo porque la Reparación Histórica a jubilados que se ofrecía como carnada para que la ley fuera apoyada superó levemente los 36 mil millones. Mientras que el cambio del índice de movilidad les quitó a los mismos jubilados 70 mil millones y ahora vuelve la mafia a echarle mano al Fondo de Sustentabilidad por 68 mil millones y la angelical María Eugenia se llevó casi 25 mil millones
 
Con el “gancho” del beneficio para los jubilados llegó el blanqueo en el que los numerosos ladrones de guante blanco que vivieron asolando este país se confesaron, a medias, o ni siquiera hasta ahí, y fueron absueltos de evasión, elusión, estafa, asociación ilícita y lavado. Como en el confesionario descargaron parte de la basura, ahora están con espacio para cargarse nuevamente, y así será.
 
Ahora resulta que con este tema de los cuadernos –inexistentes- aparecen la inmensa mayoría de los “exitosos empresarios” blanqueadores. Todos coimeros. Pero con un tratamiento distinto a los arrebatadores de carteras y celulares, porque esos sí son delincuentes. A los empresarios se los escucha respetuosamente en sus discursos-declaraciones, se les sirve un café, se les desea buen año y se los despide con una leve reverencia. Vaya como ejemplo Paolo Roca que no entra en el proyecto de deportación de delincuentes extranjeros que con tanto ímpetu impulsa Patricia Bullrich y el gobierno. No es ni paragua, ni bolita, ni menesteroso, es un señor de aspecto distinguido y miles de millones en sus cuentas. ¿Quién se atreve a tocarlo? ¡Por favor!
 
Haciendo una breve síntesis, entre los doblemente beneficiados se encuentran directivos y familiares de empresarios de Techint, Tecpetrol, Esuco, Cartellone y Pescarmona. La firma de Paolo Rocca es la que más dinero ha blanqueado entre familiares y directivos. La suma asciende a $ 7.014.793.572, la persona más conocida es Luis Betnaza, Director Institucional Corporativo de Techint con más de $ 61,1 millones. Entre la familia Rocca, varios miembros se beneficiaron del blanqueo y aparecen en los cuadernos, como Roberto Bonatti primo de Paolo Rocca, que se desempeña en el Directorio de Tenaris y blanqueó más de $ 1.876.822.790 millones; Marcela Rocca (prima de Paolo que falleció en 2017) y que estaba a cargo de la Fundación de los hermanos Rocca, con más de $ 6.900 millones blanqueados.
 
También aparece Marcelo Martínez Mosquera, ex titular de TecPetrol, con $ 122,6 millones; Alliata Di Montreale Paolo, jefe de Control de Calidad de Materiales en TecPetrol, con $ 133,3 millones. El CEO de Techint, Carlos Bacher, con $104,3 millones. El abogado del holding siderúrgico Fernando Ricardo Mantilla con más de $ 93 millones. A ellos se agregan el director de Techint Guillermo Horacio Hang con $ 114,2 millones y el ex director general de la actual Ternium, ex Siderar, Fredy Cameo con $ 97,9 millones. Uno de los “arrepentidos” de peso, como Carlos Wagner, presidente de Esuco y ex presidente de la Cámara de la Construcción, tiene a Juana Wagner, directora de ESUCO con un blanqueo de $ 86,8 millones.
 
El hermano de Mauricio Macri, Gianfranco, no tenía lugar en la ley de blanqueo, pero un DNU del hermano presidente lo encajó para que blanqueara 63,5 millones. Y, lógico, todos entran. ¿Cómo va a quedar afuera el hermano del titiritero mayor?
 
Estando todos estos señores y señoras blancos, multimillonarios y libres, resta saber si las 300 pistolas Taser que compra Bullrich en aras de la defensa nacional, también serán usadas en los directorios de los bancos, las mulinacionales y las grandes empresas nacionales, para parar evasión y lavado por miles de millones de dólares, o solo en trenes y aeropuertos en defensa de carteras y celulares.
 
La pregunta tiene lógica porque si se aplicara a los grandes ladrones, quizás había más salud, educación, trabajo, menor desigualdad y menos arrebatos. Porque la inequidad en la distribución de la renta que generan los privilegios para el hampa de cuello blanco empujan a muchos a la delincuencia.
 
Una de las soluciones es volver a la senda de la inclusión, con mejores herramientas y actores. Porque el tema central es el modelo de país que proponen las corporaciones, que es éste, el de todos los privilegios para ellos y pobreza para todos los demás. O un modelo como el que insinuamos años atrás donde la renta se redistribuya. Pero debemos avanzar más. Nacionalización de la banca y el comercio exterior, reforma agraria, reforma judicial y política, federalización en serio, reinstalación de la Ley de Medios a pleno, entre otros cambios estructurales, que impidan que la minoría termine destruyendo las conquistas populares de un plumazo.
 
Para eso, gobierno popular, sin camuflados ni traidores.