Miércoles, 13 Agosto, 2014 - 12:27

Esfuerzos internacionales para ayudar en Irak a los desplazados por el avance yihadista

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Los esfuerzos internacionales se intensificaban este miércoles para evacuar a los desplazados que encontraron refugio en las montañas del norte de Irak, adonde Estados Unidos envió más consejeros militares para intentar frenar el avance yihadista.
 
Paralelamente, el nuevo primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, multiplicaba los esfuerzos para formar rápidamente un gobierno de unión nacional con el objetivo de salir de largos meses de caos político y de inseguridad.
 
Estados Unidos, que fue el primer país en aplaudir el nombramiento de Abadi el lunes, lanzó una advertencia contra el uso de cualquier tipo de "coerción o manipulación" en la transición política en curso en el país.
 
El primer ministro saliente, Nuri al Maliki, cuya coalición ganó las elecciones de abril, considera que la nominación de Abadi constituye una "violación de la Constitución".
 
En el terreno, cientos de miles de personas tuvieron que huir de sus hogares ante el avance de los yihadistas del Estado Islámico (EI), que desde el 9 de junio han conquistado inmensos territorios del norte del país, casi sin resistencia del ejército.
 
La crisis humanitaria parece agravarse ante el avance de los yihadistas a la región autónoma del Kurdistán, en donde han encontrado refugio los desplazados, por lo que los Occidentales intentan encontrar medios para frenar la progresión del EI y salvar a la minoría cristiana de Irak y a la comunidad yazidí.
 
Tras llamados de expertos de la ONU a favor de acciones urgentes para evitar un "potencial genocidio" contra estas minorías, el secretario de Estado norteamericano John Kerry anunció que Washington estudia la evacuación "urgente" de civiles.
 
"Vamos a proceder a una evaluación rápida porque pensamos que es urgente intentar evacuar a esa gente de las montañas" de Sinjar, dijo Kerry.
 
Washington anunció el envío de 130 asesores militares suplementarios el martes a Erbil, también en el norte, para evaluar "más en profundidad" las necesidades de la minoría yazidí acorralada por los milicianos sunitas del Estado Islámico (EI).
 
Decenas de miles de miembros de la minoría yazidí se encuentran bloqueados en las montañas de Sinjar "sin comida, agua ni techo", según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
 
Unos 35.000 desplazados han logrado en las últimas 72 horas refugiarse en el Kurdistán, pasando por Siria, de acuerdo con ACNUR. Están exhaustos y deshidratados, explicó este organismo de la ONU.
 
Un helicóptero iraquí que transportaba a desplazados yazidíes y ayuda humanitaria se estrelló en las montañas de Sinjar, poco después de haber despegado. La diputada yazidí Vian Dajil resultó herida en el accidente, al igual que una periodista del New York Times y un fotógrafo 'free-lance'. El piloto falleció.
 
Paralelamente a la ayuda humanitaria, Estados Unidos, implicado por primera vez militarmente en Irak desde el retiro de sus tropas en 2011, lleva a cabo desde el viernes ataques aéreos puntuales contra posiciones yihadistas en el norte del país.
 
El objetivo es proteger al personal estadounidense en Erbil y evitar un eventual "genocidio", según el presidente Barack Obama.
 
Se acusa al EI de perseguir a las minorías del país, así como de llevar a cabo ejecuciones sumarias, violaciones y agresiones que pueden ser considerados como "crímenes contra la Humanidad", según la ONU.
 
Estados Unidos envió además armas a los combatientes kurdos, mientras que Londres anunció que despachará "material militar de otros Estados contribuyentes", sin especificar cuáles.
 
París y Roma pidieron por su parte una reunión ministerial de urgencia de la Unión Europea para hablar sobre el eventual envío de armas a los kurdos.
 
La comunidad internacional acogió con satisfacción la nominación del nuevo primer ministro iraquí, que marca el cierre del capítulo del muy criticado ex primer ministro Nuri al Maliki.
 
Washington exhortó al nuevo primer ministro Abadi, quien en principio debe nombrar a sus ministros antes del 10 de septiembre, a incluir en su gobierno a todas las fuerzas políticas del país.
 
Maliki intenta aferrarse al poder, pero se encuentra cada día más aislado, acusado tanto por sus detractores como por sus ex aliados de ser responsable del caos actual por su política de exclusión de los sunitas.
 
Fue justamente esta marginalización de la minoría sunita en un país de mayoría chiita que sustentó la ofensiva de los yihadistas sunitas, aseguran sus detractores.
Fuente: 
Noticias Argentinas/AFP