Domingo, 2 Agosto, 2020 - 17:17

Es hora para los radicales de pura cepa
Por Daniel Solis (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En este nuevo escenario que nos impone la pandemia del COVID-19, donde han cambiado totalmente las relaciones humanas particulares y sociales, se impone también una mirada especial con respecto a las relaciones políticas. 
 
En nuestra provincia considero que es hora para los radicales de pura cepa. Es hora de aquellas personas que, siguiendo los preceptos de la Unión Cívica Radical, trabajaron para el bien común de toda la población y al ver los intereses individuales por encima de los intereses Partidarios, hoy se mantienen alejados de la militancia política radical. 
 
Es necesario que recuperar esa esencia que nos legó nuestro Centenario Partico y poner toda nuestra militancia en marcha. Construir una verdadera oposición solida que ponga límites al Gobierno de turno, con propuestas superadoras creíbles, para obtener nuevamente la confianza mayoritaria de la ciudadanía chaqueña. 
 
No debemos olvidar esa premisa, porque una oposición ausente y muda deja el camino libre para que las decisiones respondan únicamente a los intereses de un grupo político, como lamentablemente hoy está ocurriendo, donde cada uno atiende su juego y rara vez se toma una decisión institucionalmente en conjunto”. 
 
 Hoy necesitamos que vuelva esos radicales de pura cepa, personas que representen moderación y acción que revivan realmente esas expectativas de trabajar para el bien común. 
 
Entonces, para allanar el camino, es el momento que empecemos a pensar qué hacemos con aquellos dirigentes que han colaborado con el Peronismo y aún lo están haciendo, trabajando directa o indirectamente con el oficialismo a cambio de mantenerse en cargos, sometiendo los principios e ideales de nuestra rica historia. 
 
Los radicales debemos cambiar la mirada parcial de ver la política y hacernos cargos del lugar donde quiso la gente que estemos y actuar en consecuencia. Debemos dejar la tibieza de lado y considerar que aquel que traicionó al Partido no merece estar en nuestras filas. 
 
El Chaco se merece un radicalismo que afirme y haga honrar los principios históricos de nuestro Partido, que tiene que ver con la ética, la moral, la transparencia y la honestidad. La sociedad está buscando estos valores y no lo encontrarán en ninguna versión del peronismo, aún así haya radicales detrás. Solo una alianza con la gente, con sus instituciones y con los genuinos movimientos sociales, nos hará regresar a dirigir los destinos de la provincia para el bien común de todos los chaqueños. 
 
(*) Por Daniel Solís