Miércoles, 1 Julio, 2020 - 12:18

Tras el conflicto por el sorteo de Pereyra
¿Es desatinado pensar en reformas para el Consejo de la Magistratura?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Este jueves 2 de julio jurará como miembro titular del Consejo de la Magistratura la jueza María de las Mercedes Pereyra, pero el conflicto judicial por el sorteo que la puso en ese lugar sigue su curso. La situación abre el panorama para rever formas y tareas respecto a la integración del CM.
 
Es que Pereyra, ubicada en el número 54 de la planilla de jueces, salió sorteada para integrar el órgano constitucional, pero tres días después el Superior Tribunal de Justicia anuló dicho sorteo luego de una presentación de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales del Chaco, quienes marcaron que se excluyó de la lista a una jueza y su agregado significaría un cambio en los números de orden. El STJ aceptó el “error”, pero planteó que no fue deliberado, es decir que fue involuntario.
 
El sorteo del integrante del Consejo de la Magistratura se desarrolló con absoluta normalidad sin que nadie objete el padrón hasta antes del sorteo. El padrón lo confecciona el STJ, y no existe un período de tachas. La Dra. Pereyra estuvo y va a estar en el próximo padrón, es decir no tenía inconveniente alguno para participar en el padrón de los que pueden ser sorteados.
 
Se sorteó y la bolilla le correspondió a la Dra. Pereyra. Al día siguiente se “detectó” un error humano, que tranquilamente se puede dar, respecto a la falta de inclusión de una magistrada y bajo el argumento que de haber estado a ella le hubiera correspondido la suerte... se dejó sin efecto el sorteo.
 
La primera preguna es: si no existe período de tachas ¿hasta cuándo se puede cuestionar el padrón? La lógica nos indica que hasta el instante antes de hacer el sorteo.
 
Debe existir lo que abogados llaman preclusión.
 
Concluyó una etapa y no se puede volver atrás sin tocar el mentado y protegido derecho de adquisición.
 
Entonces: si la elección del representante de los jueces inferiores es por sorteo, si la que salió electa está en condiciones legales de salir electa, y si la etapa de objeción al padrón concluyó... la cuestión pareciera ser que queda cerrada.
 
Incluso, en el amparo que beneficia a Pereyra el juez Civil y Comercial Nº 6 Jorge Sinkovich plantea que en el año 2000 fue excluida de la planilla de sorteo María Emilia Valle, hoy integrante del STJ que mañana tomará juramento a Pereyra.
 
De todas maneras esto abre otros interrogantes: ¿Por qué el sorteo lo hace el STJ, si el cargo es del Consejo de la Magistratura? Lo dice una Ley, cierto es. Pero ¿por qué? 
 
Pareciera más lógico que el alto cuerpo proporcione al CM el padrón de los jueces (bien confeccionado) y que sea éste el órgano que debería hacer el sorteo.
 
Lo mismo ocurre con los representantes de los profesionales del ejercicio libre de la profesión. El STJ, órgano de contralor de la matrícula, debería proporcionar un padrón al CM y éste con sus catorce miembros (titulares y suplentes) organizar los actos electivos de los profesionales.
 
El STJ se atribuyó estas tareas pero, ante los públicos acontecimientos, resulta atinado debatir si es que la Ley necesita una reforma.
 
La Constitución Provincial, en su artículo 166 determina que los jueces se eligen por sorteo, haciendo referencia a quienes representarán al STJ y a los jueces inferiores. Dejó librado a la Ley la respectiva reglamentación. Por lo que también habría que revisar esto. Por constitución es una tarea de los jueces integrar el CM, pero el mismo texto normativo en su artículo 154 3er. párrafo garantiza la carrera judicial, lo que hace pensar que deberá existir un periodo de tachas para que aquellos magistrados y funcionarios, cuya designación afectaría su carrera judicial ante la incompatibilidad que crea pretender ser elegido integrando el órgano que elige, pueda reclamar su exclusión de dicho sorteo.
 

Notas relacionadas