Viernes, 15 Agosto, 2014 - 18:46

En El Impenetrable
Entregaron 70 toneladas de donaciones para 500 familias postergadas de Tres Pozos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
La Fundación Corriente Cálida Humanística, cuyo objetivo es brindar asistencia y contención a grupos vulnerables y comunidades originarias del país, efectuó exitosamente su sexta “Cruzada” a favor de los Wichís y Criollos que habitan en el lugar más alejado y olvidado de El Impenetrable, en la localidad de Tres Pozos, partido de Sauzalito. 
 
El grupo de voluntarios salió el domingo 20 de julio, Día del Amigo, y regresó este lunes. 
 
 
En función de la emergencia sanitaria y alimenticia que padecen quienes habitan esa zona, la Fundación recibió donaciones de particulares y empresas para llevar a la población desde alimentos y juguetes hasta herramientas y chapas para hacer techos en diferentes casas. 
 
Durante una semana, el equipo de voluntarios entregó todo lo recaudado en forma personalizada según las necesidades de la gente, dado que la institución cuenta con un censo actualizado cada año. Se lograron juntar más de 70 toneladas de donaciones (cuando se esperaba contar con 50) y se llegó a un promedio de 500 familias de Tres Pozos y comunidades aledañas. 
 
Para más información: [email protected] y 46274338.
 
 
Con el objetivo de ir por más, la Fundación Corriente Cálida Humanística comenzó hace dos años la construcción de un Centro de Integración Comunitaria que tiene como propósito que Wichís y Criollos aprendan oficios (carpintería, agricultura, plomería, albañilería, electricidad) y tengan un lugar donde dialogar respecto a la situación que viven y que habitualmente es motivo de enfrentamiento cultural por la historia de cada pueblo. 
 
Para lograr esa meta se necesita mucha más ayuda y de la colaboración de la sociedad. 
 
Hoy por hoy el Centro ya está a mitad de camino en su construcción
 
 
El equipo que realizó la Cruzada solidaria estuvo encabezado por Cristina Sánchez, directora de la Fundación, y un equipo de 15 voluntarios denominados “Corriente Cálida”, porque fueron entrenados para realizar prácticas empáticas con los demás en diferentes instituciones, hogares y comedores de la provincia de Buenos Aires. 
 
“Los voluntarios son personas comprometidas a cambiar la realidad que nos rodea y practican el enfoque hacia afuera, el hacer grandes diferencias con los otros –explica Cristina Sánchez. No se trata sólo de ayudar con donaciones sino también de generar una corriente cálida, de afecto con el otro”. 
 
Sobre la reciente “Cruzada” al Impenetrable Chaqueño, señala: “Fue una acción muy exitosa, estamos muy emocionados de haber estado en un lugar donde nadie va. Ocuparme de los pueblos originarios es una tarea que realizo con placer y la devolución que nos dan es maravillosa”.