Viernes, 4 Octubre, 2013 - 08:45

Enojo de Michelle Notagay

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Indignada y ofendida con el Intendente de Castelli por no invitarla a la fiesta por el 77º aniversario del pueblo.

La modelo indígena  afirmó estar desilusionada y con mucha bronca. "No fui invitada a la fiesta de mi pueblo y volvieron a ningunearme a pesar de que hace más de un mes el propio intendente Oscar Nievas me llamó por teléfono para que fuese parte del festejo".

La trigueña despampanante vive actualmente en Buenos Aires donde se desempeña como modelo, actriz y cantante. Comentó a Diario Chaco su disgusto y afirmó que en esa llamada, Nievas le había pedido además que fuera parte del jurado que elegiría a la reina del pueblo. "A lo cual accedí rápida y gustosamente pero se acercó la fecha y nadie se comunicó conmigo, inclusive habiendo dejado yo un mensaje de voz preguntando sobre el tema", explicó la modelo.

Afirmó que descontaba participar en el evento y que tenía "la misma palabra del Intendente como promesa". "Pero finalmente llegó el día y yo en Buenos Aires. Toda mi familia participó de la fiesta pero yo entendí que al no ser invitada no era bienvenida en el evento", aclaró.

Michelle vinculó esta situación a la política y afirmó: "Debe ser que habría podido asistir al mismo – por la fiesta del aniversario – siempre y cuando mis pensamientos estuviesen alineados con el Gobierno, pero parece que al pensar distinto e intentar ayudar a los más pobres y a los aborígenes, en mi pueblo y mi Provincia, esto es mala palabra".

"Yo sigo orgullosa de ser castelense y chaqueña, aunque mis propios políticos me discriminen por pensar distinto. Seguramente vendrán muchas fiestas mas a las que quizás pueda asistir, como invitada o no, y seguramente también, mucha gente se de cuenta, en las próximas elecciones, que los políticos prometen y no cumplen, mienten y al fin al cabo te dicen lo que querés escuchar, para que te vayas contento, y cuando te das vuelta sonríen diciendo que 'tontos son'", sentenció.

Y concluyó resaltando su esperanza en que la gente en las próximas elecciones "vote con la cabeza y no con el corazón, ni porque te den una caja de alimentos". Se disculpó por "la bronca y tristeza" y remarcó que se sintió "discriminada en mi propia tierra".