Sábado, 17 Febrero, 2018 - 17:37

En un fallo sin precedentes, condenan a una mujer por calumniar e injuriar en redes sociales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La Justicia Nacional de la Ciudad de Buenos Aires condenó a una mujer a realizar 150 horas de tareas comunitarias por "Calumniar e injuriar" a un hombre con tuits.
 
En un inédito fallo la Justicia Nacional de la Ciudad de Buenos Aires condenó a una mujer a realizar 150 horas de tareas comunitarias por "Calumniar e injuriar" a un hombre a través de las redes sociales.
 
El fallo fijó un precedente para los casos de agravios entre particulares en las redes sociales, que hasta el momento no eran tipificados como un delito y estaban exentos de castigo penal y económico.
 
La causa judicial se había iniciado el 3 de mayo del año pasado con la presentación de una querella por parte de Marcelo Frydlewskym, quien se sintió "agraviado" a raíz de una serie de tuits publicados por Mónica Lang.
 
El delito por calumnias e injurias está tipificado en los artículos 109 y 110 del Código Penal, pero nunca había sido aplicado en la Argentina para agravios vertidos en las redes sociales.
 
LA HISTORIA
 
Una mujer inventó una cuenta de Twitter y desde allí denunció a un hombre por haber cometido una serie de delitos. Las acusaciones se viralizaron y el apuntado sintió que eso afectaba su nombre y su honor. La historia podría haber terminado en un par de tuits y pasado al olvido. Sin embargo, la víctima fue a la Justicia y al cabo de un año convirtió su caso en el primer precedente judicial sobre el que habrá que estar alerta: publicar en redes sociales una incriminación falsa puede terminar en una condena.
 
Esa es la historia del empresario Marcelo Frydlewski y la abogada Mónica Lang, quien terminó condenada por la Justicia nacional a 150 horas de trabajo comunitario a cambio de su sobreseimiento en el delito de calumnias e injurias.
 
Lang creó la cuenta @EVAargentina20 en febrero del año pasado y el 22 de ese mes disparó una serie de tuits que vinculaban a Frydlewski con una serie de delitos. El 3 de mayo de 2017, el hombre, a través de sus abogados, la denunció por calumnias e injurias ante la Justicia en la Capital.
 
En noviembre el Tribunal Oral Criminal 22 porteño celebró una audiencia de conciliación prevista para este tipo de delitos. La querella, a cargo de Jorge Monastersky y la esposa de la víctima, Ana Rosenfeld, solicitó que Lang retracte a través de la publicación por tres días en dos diarios nacionales, y el pago de $ 1.000.000, que serían donados a una entidad de bien público.
 
Sin embargo, la imputada respondió que no contaba con los medios para afrontar esa suma de dinero, por lo que Monastersky pidió al juez Angel Gabriel Nardiello, del Tribunal 22, que Lang realice 150 horas de tareas comunitarias, con el argumento de que el destino que daría su cliente en su primer pedido económico cumpliría la misma función social.
 
La mujer intentó remediarlo con tuits que rectificaran lo enunciado en febrero, pero los abogados de Frydlewski se negaron por su escasa cantidad de seguidores.
 
"En la audiencia se hizo alusión a que hay que tomar conciencia de que acusar falsamente a una persona de la comisión de un delito en las redes sociales, en este caso Twitter, es un hecho grave que causa un gran daño en lo personal y profesional a una persona y que la Justicia no puede permitir que estos hechos sigan sucediendo y que no tengan consecuencias", explicó Monastersky.
 
Así, el juez Nardiello dictó sentencia: sobreseyó a Lang (la condena por calumnias e injurias hubiera sido una multa de $ 20.000) a cambio de que aporte 150 horas de tareas comunitarias en el centro Cáritas más cercano a su casa y la publicación de la parte dispositiva del fallo en dos diarios nacionales durante tres días, incluido un domingo (día de mayor tirada).
Fuente: 
Télam/Infobae