Miércoles, 7 Abril, 2021 - 09:18

En medio de la tensión por las restricciones, “Wado” de Pedro y Massa negociarán con la oposición la fecha de las PASO

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En el cónclave de ayer, Juntos por el Cambio consideró “inoportuna” una modificación del calendario electoral, pero el Gobierno mantiene la expectativa. En el sector que responde a Patricia Bullrich consideran que la propuesta es una avanzada del Gobierno para obtener rédito electoral. Dialogarán una semana después del polémico primer acercamiento de la semana pasada.
 
En un escenario de incertidumbre sobre la postura que terminará adoptando la oposición, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se reúnen hoy con las principales espadas legislativas de Juntos por el Cambio para debatir la propuesta oficialista de modificación la fecha de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Ayer, la coalición opositora dio una señal negativa a la negociación, que se retomó la semana pasada, al considerar, tras una cumbre entre sus principales alfiles, que es “inoportuno estar discutiendo sobre cuestiones electorales”. Los diálogos siguen en pie y se llevarán a cabo esta tarde a partir de las 14.
 
En el cónclave opositor se discutieron las nuevas restricciones que busca implementar el gobierno nacional para frenar la suba de casos de coronavirus, que alcanza récords históricos hace diez días. Además de las medidas que impulsa la Casa Rosada para disminuir las actividades y bajar la curva de contagios, legisladores, gobernadores y exfuncionarios evaluaron la propuesta del oficialismo para cambiar la fecha de las PASO. En este punto, dijeron fuentes al tanto de los diálogos, hubo “rechazo a las modificaciones en el calendario electoral”.
 
En la reunión de ayer participaron los principales referentes del Pro, la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica. La exgobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, exministra Patricia Bullrich, el expresidente Mauricio Macri, el exgobernador Alfredo Cornejo y el diputado nacional Maximiliano Ferraro fueron algunos de los dirigentes opositores que pusieron sobre la mesa interna, entre otros temas, la propuesta electoral del Gobierno. Al finalizar, emitieron un comunicado conjunto donde consideraron que, en el marco de la suba de casos por la pandemia, les parece “inoportuno estar discutiendo sobre cuestiones electorales, en lugar de enfocarnos en la evolución de la situación sanitaria, la falta de vacunas en la escala necesaria, la inflación, el aumento de la pobreza, la inseguridad y los problemas cotidianos que sufrimos los argentinos por la falta de empleo, el cierre de negocios y la caída de la actividad económica”.
 
Además, dijeron que están “en contra del cambio de las reglas de juego”, en alusión a la intención del Frente de Todos de postergar la fecha de la elección solo por este año, como plantea el presidente del interbloque del oficialismo, Máximo Kirchner (quien no estará hoy en la reunión porque se encuentra aislado preventivamente); realizar las PASO el mismo día de las generales, o inclusive suspenderlas, como propone Massa. “Las reglas electorales son sagradas en una democracia”, expresaron en Juntos por el Cambio.
 
De todas formas, dejaron una ventana abierta para la negociación, que se mantiene en pie. “Hasta hoy no hemos recibido ninguna propuesta concreta por parte del Poder Ejecutivo nacional. De haberla, tiene que significar una mejora estructural y no solo por esta elección”, dijeron. Y es que en la oposición hay quienes plantean que se implemente el sistema de Boleta Única de papel como medida para disminuir los contagios. El Gobierno rechaza de plano la contraoferta. “No estamos planteando una reforma electoral, sino una medida de emergencia ante la pandemia”, dijo una fuente de Gobierno a Infobae.
 
Con el rechazo manifestado en el comunicado, el contexto para el encuentro de hoy muestra un panorama más oscuro del esperado por el Gobierno, que desde la semana mantiene diálogos privados con los dirigentes opositores dialoguistas. Sin embargo, una parte de los referentes de la UCR, el Pro y la CC sigue abierta al diálogo. Y el oficialismo tiene esperanza en la predisposición que mostraron antes del cónclave los sectores moderados de la oposición para discutir el tema en el ámbito parlamentario.
 
En los últimos días, varios dirigentes de Juntos por el Cambio exhibieron voluntad de acuerdo con la iniciativa oficial. En el Gobierno mantenían la expectativa en el apoyo de los opositores que tienen a su cargo gestiones ejecutivas y que están preocupados por la manera en que podría afectar las cifras sanitarias locales una suba de contagios en sus distritos. Hace semanas que los principales representantes de Balcarce 50 hablan con los gobernadores de Corrientes, Gustavo Valdés, Jujuy, Gerardo Morales, y Mendoza, Rodolfo Suárez, así como con el jefe de gobierno de la Ciudad, Rodríguez Larreta, así como con los legisladores de la oposición que responden a esos distritos, entre otros. Preocupados por la suba de casos en el AMBA, en el entorno del alcalde porteño dejaron saber que verían con buenos ojos una modificación del calendario electoral. Mientras que la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, sorprendió el lunes al adelantar que está a favor de postergar la fecha e incluso de suspender las elecciones primarias.
 
El panorama se complica para el oficialismo a la hora de conquistar las voluntades de los dirigentes menos proclives al consenso. La presidenta de Pro, Bullrich y el presidente de la UCR, Cornejo se mostraron reacios a un acuerdo. En especial después de que trascendieron versiones sobre un “principio de acuerdo”, la semana pasada, que salieron a negar. Creen que Massa, De Pedro y Máximo Kirchner buscan postergar la elección para ganar tiempo para lograr mejoras económicas y avanzar con la vacunación, es decir, para mejorar su imagen ante la opinión pública.
 
En el Gobierno niegan de plano esa hipótesis. En términos políticos aseguran que modificar por un mes la fecha no representaría una ventaja. Y justifican el plan únicamente con argumentos relacionados a la salud. Muestran datos epidemiológicos sobre el pico de casos del año pasado y exhiben información sanitaria histórica sobre las enfermedades respiratorias entre junio y agosto. Además, se basan en los registros del hemisferio norte, donde la segunda ola de coronavirus fue más grave que la primera. Quieren celebrar los comicios en septiembre, cuando suben las temperaturas.
 
El encuentro entre Massa y De Pedro y los jefes de bloques del Pro, la UCR y la CC en el Congreso está pautado para las primeras horas de la tarde. El Gobierno necesita consensuar con la oposición. Ahora, la decisión está en manos de Juntos por el Cambio. A cuatro meses de las elecciones, y con el calendario electoral en marcha, las negociaciones, aunque a contrarreloj, recién empiezan.
Fuente: 
Infobae