Miércoles, 11 Septiembre, 2019 - 09:05

En el Día del Maestro Sáenz Peña recuerda a Olga Vallejos por su tarea educativa y comunitaria

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Olga Vallejos, de profesión docente se recibió a los 21 años en el Colegio Misericordia de Sáenz Peña y tras ejercer esa noble profesión nunca más se apartó de ella. 
Uno de sus primeros trabajos fue en una escuela rural, pero no solo se dedicó a dictar clases para los hijos de las familias rurales en la zona de Pampa Grande, allí también nació y creció su gran solidaridad y trabajo comunitario junto a vecinos de la zona y docentes. 
 
Esta incansable tarea la llevó a conformar una comisión para la creación de un colegio secundario. "Los padres de los chicos que asistían a la primaria me expresaban su preocupación para que sus hijos puedan seguir el colegio secundario en el lugar donde nacieron, eso fue lo que me motivo junto con otras personas a golpear puertas y hablar con todo el mundo para pedirles la creación del colegio secundario. También queríamos una EFA y una y escuela técnica, para todo eso trabajamos", comenzó contando Olga Vallejos esta docente jubilada de 75 años que no ha perdido el entusiasmo y las ganas de seguir trabajando y colaborando con su comunidad educativa.
Primero formaron una comisión Pro EFA (Escuela de la Familia Rural y Agrícola) y en el año 2006 se realizó la Asamblea para comenzar con los tramites, creando una Asociación Civil Cooperadora EFA cuyo presidente fue Carlos Avalos, y lo acompañaba como vice presidente Enroque Quinta, allí Olga Vallejos era la secretaria y lo fue en cada una de las comisiones que se formaron. 
 
También los acompañaron Pedro Leiva, Ernesto Alarcón Feliz Barrios, Ernesto Alegre, Rosa Escobar, Marciano Alegre, Raúl González, Eduardo Núñez, Oscar Alegre, Tomas Vallejos y Marta Acevedo y así comenzaron a trabajar, presentaron infinidad de notas a las autoridades explicando la necesidad e importancia de que se cree un colegio secundario primero y una EFA después.
 
Un total de 12 colonias rurales pertenecientes a la jurisdicción del departamento Comandante Fernández, Maipú e Independencia se reunieron y decidieron luchar para contar con un colegio secundario para evitar el desarraigo familiar y social en la adolescencia, y que no olvide su tierra, desvinculación familiar entre otros aspectos.
Lo primero que consiguieron fue que se abriera el 8vo grado del Tercer Ciclo para lo cual querían acondicionar la Escuela Primaria. Se pidió además la construcción de dos aulas y sanitarios para el funcionamiento del 8vo grado en dicho establecimiento.
 
Luego en el año 2008 los mismos integrantes de la Comisión Pro EFA se incorporaron a una nueva agrupación vecinal "Unión por el Futuro", que se habían trazado una serie de objetivos a lograr en beneficio de la comunidad rural, además de insistir en la necesidad de contar con un colegio secundario. Luego de mucho andar consiguieron que finalmente se cree la Escuela Secundaria N° 106 "Ramón de la Rosa Arguello", creado por Resolución N° 1789 del Ministerio de Educación y comenzó a funcionar el 1 de abril de 2008 con una matrícula de 24 alumnos y un plantel de 14 docentes en las instalaciones de la E.E.P. N° 381 "Pioneros de Pampa Grande" con la Modalidad Producción de Bienes y Servicios con Perfil en Producción Agropecuaria.
 
Pasaron los años y egresó de ese establecimiento su primera promoción de estudiantes secundarios. El año que se realizó el acto de colación de la Primera Promoción de este establecimiento fue una verdadera fiesta y Olga Vallejos estuvo allí, abrazando a sus alumnos, que terminando un ciclo iban a buscar otros horizontes. "Para mí fue una emoción muy grande ver una tarea cumplida con esta primera promoción, fueron muchos años de lucha, de pedidos, de reuniones, de armar notas, pero al final pude ver el resultado junto con otros colegas fue muy gratificante", dijo emocionada Olga.
 
SU TRAYECTORIA 
 
Tras su paso por la Escuela Rural de Pampa Grande, Olga Vallejos también fue docente en la Escuela N° 37, como vice directora, en la N° 352, en la N° 990, así pasó 28 años en la profesión que eligió y amo, luego se jubiló pero no ha dejado de colaborar y estar presente cada vez que la necesitan en su escuela rural donde dio sus primeros pasos. Allí también en Pampa Grande conoció a su esposo Gregorio y tuvo 4 hijos y ahora disfruta de sus nietos y siempre vuelve a recorrer el camino que la llevaba a la escuela: “Anduve caminando, en zulky, a caballo en moto, de todas las formas para llegar siempre a la escuela y estar con mis alumnos, ellos me necesitaban y yo estaba orgullosa de ellos" finalizó.