Martes, 30 Abril, 2019 - 12:16

El trabajo genuino como eje fundamental para el crecimiento
Por Elida Cuesta*

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En 2019 se cumplen 130 años de que en todo el mundo se celebra el Día Universal de los Derechos del Trabajador, en homenaje a las víctimas de la masacre represiva por la huelga que se desarrollaba en la industria metalúrgica estadounidense en Chicago, en pos del establecimiento de la jornada laboral de ocho horas.

Esta claro que, si bien desde entonces ese y muchos otros derechos han sido conquistados por los trabajadores, se trata de una lucha que no tiene ni tendrá fin nunca, porque la búsqueda de la dignidad, de la justicia y del respeto a la condición humana no tiene límite alguno, sino que es parte esencial de nuestro crecimiento como individuos y como sociedad.

Pero el trabajo tiene, además, otra dimensión. Es el medio por el que nos integramos y nos definimos como parte de la comunidad en la que vivimos. Somos, en gran medida, lo que hacemos. Y lo que hacemos, de una u otra forma, siempre es trabajar.

Pero, además, el trabajo es lo que nos permite asegurar nuestra subsistencia y la de nuestra familia. Es el sostén de todo lo que somos y de lo que aspiramos ser. Casi podemos decir que toda nuestra vida gira alrededor del trabajo.

Es por eso que siempre va a ser fundamental luchar por el trato digno, la remuneración justa, las condiciones adecuadas, el reconocimiento igualitario, las posibilidades de progreso de todos los trabajadores en todos los sectores, en todas las actividades, pero nada de esto es posible si no logramos que haya trabajo para todos. Trabajo real, genuino, productivo, formal, multiplicador de riqueza y de progreso social.

Una sociedad que no genera trabajo, que no agrega valor a sus recursos naturales, que no transforma materia prima, que no brinda servicios eficientes y necesarios, que no incorpora tecnología a su gestión y capacitación a sus recursos humanos es una sociedad que no crece ni avanza.

Ese es el compromiso que hoy los chaqueños nos debemos imponer en este particular momento de crisis que estamos atravesando en todo el país, porque ninguna estrategia económica o política que intentemos encarar tendrá sentido si no está fundamentalmente enfilada a generar trabajo digno para nuestra gente, en nuestros pueblos y ciudades, en nuestra provincia.

Y, personalmente, quiero expresar, además, mi particular agradecimiento a los trabajadores del Poder Legislativo sin cuya dedicación, profesionalismo y compromiso no podríamos haber llevado adelante muchas de las actividades que, más allá de las estrictamente legislativas, estamos desarrollando en toda la provincia, como Sesionemos Juntos en el interior, el Poder Legislativo Juvenil en los colegios secundarios, el Minipoder Legislativo en las escuelas primarias, la difusión del Digesto Jurídico, los concursos literarios, la participación en la Bienal de Escultura o la participación del Coro del Poder Legislativo en distintos eventos, entre otros.

A ellos y a todos los trabajadores de mi provincia quiero desearles un ¡Feliz día!

(*) Presidenta del Poder Legislativo del Chaco.