Domingo, 6 Octubre, 2019 - 18:26

El socialismo se impone en Portugal pero necesitará aliados para seguir gobernando

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El Partido Socialista (PS) del primer ministro António Costa se impuso en las elecciones parlamentarias de hoy en Portugal, pero sin poder sortear la necesidad de formar una coalición para mantenerse en el gobierno, según datos oficiales.
 
El PS reunía 37,22% de los votos cuando se había completado 88,28% del escrutinio oficial, informó el Ministerio de Administración Interna y recogieron las agencias de noticias EFE y Europa Press.
 
Con ese resultado, el PS quedó cerca de las 116 bancas necesarias para tener mayoría simple en la Asamblea de la República (parlamento).
 
De ese modo, deberá formar nuevamente una alianza para poder gobernar, tal como sucedió cuatro años atrás, cuando, con 32,31% de los sufragios, el PS fue segundo en las elecciones pero accedió al gobierno gracias al entendimiento con otras fuerzas.
 
Sus actuales aliados, el Bloco de Esquerda (Bloque de Izquierda, marxista) y la Coalición Democrática Unitaria (CDU, comunistas y ecologistas) obtuvieron 8,82% y 5,61% de los votos, respectivamente.
 
Con esos guarismos, estas dos agrupaciones ganaron los escaños suficientes para garantizar una holgada mayoría a la coalición gobernante siempre y cuando se mantenga la alianza.
 
En segundo lugar se ubicó la principal fuerza de oposición, el Partido Social Demócrata (PSD), con 29,94% de los sufragios.
 
Así como para el PS es el primer triunfo de su historia, para el PSD resulta su peor resultado histórico.
 
La participación fue de 53,04%, según el escrutinio oficial.
 
“El PS ganó bien, la izquierda consiguió una victoria clara; los últimos cuatro años fueron óptimos y los próximos van a ser incluso mejores”, afirmó el ministro de Infraestructuras y uno de los arquitectos de la coalición gobernante, Pedro Nuno Santos.
 
En la CDU, el dirigentes comunista Jorge Pires dijo que su partido puede “seguir en esa lucha” junto al PS y la ecologista Inés Sousa Real agregó que su fuerza está dispuesta a dialogar “para contribuir al proceso democrático”.
 
En tanto, todavía no se habían pronunciado voceros del Bloco de Esquerda.
 
Por su lado, el PSD reconoció el resultado: “Si perdemos, perdemos”, señaló su vicepresidente, David Justino, quien felicitó al PS y lo exhortó a evitar el “triunfalismo” a la hora de gobernar.
 
Ahora, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa debe convocar a los líderes partidarios para analizar la situación y resolver a quién le encarga la formación de un gobierno, según establece la Constitución.
 
Aunque la carta magna no precisa un plazo para esa tarea, usualmente el jefe del Estado encarga la formación del Ejecutivo al ganador de las elecciones parlamentarias.
 
En forma simultánea, los 230 diputados asumirán sus bancas en la primera reunión de la Asamblea, en la que nombrarán sus autoridades. Tampoco hay plazo legal para ello, pero se espera que suceda a fin de este mes.
 
Una vez que sea nombrado, el primer ministro tendrá 10 días para conformar su gabinete y presentar su programa de gobierno ante la nueva Asamblea.
 
El Ejecutivo se considerará confirmado -y entrará en funciones- siempre y cuando la Asamblea no se oponga expresamente por mayoría simple de sus miembros.
 
Todo este proceso podrá ser fluido si el PS mantiene la coalición actual o conforma una nueva que le garantice la mayoría que no alcanzó por sí solo en las urnas.
 
Hace cuatro años, la formación de gobierno demoró dos meses, el doble de lo normal, debido a que el entonces presidente, Aníbal Cavaco Silva, le encargó inicialmente el gobierno a Pedro Passos Coelho, del PSD, que había ganado las elecciones sin mayoría propia, pero la coalición de izquierda, con número suficiente, rechazó su programa de gobierno.
 
El proceso debió comenzar de nuevo y derivó en el nombramiento de Costa, quien pudo formar gobierno y permanecer en él gracias a su alianza con el Bloco de Esquerda y la CDU.
 
Fuente: 
Télam