Viernes, 14 Agosto, 2020 - 19:42

El rector de la UNCAUS fue víctima de múltiples amenazas y robos en la última semana

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El rector de la Universidad del Chaco Austral (UNCAUS) German Oestmann radicó una denuncia ante la Fiscalía Federal de Sáenz Peña por una serie de amenazas que recibió en los últimos días. 
 
El vicerrector de la UNCAUS Manuel García Solá en contacto con Diario Chaco se refirió a la denuncia que realizo el pasado 7 de julio el rector Oestmann: “Hasta ahora habíamos decidido manejar con mucha prudencia una serie de hechos que se empezaron a producir en el mes de abril cuando violentaron la puerta de acceso de la vivienda de German (Oestmann) en el barrio Puigbó, robaron un regalo que el tenía, un rifle y le dejaron en la escalera una serie de muñequitos como una señal rarísima. En esa oportunidad se pensó que se trataba de un hecho de la delincuencia común y se hizo la denuncia policial”.
 
Menciono que luego de eso, hubo una amenaza al sereno de la cuadra del barrio donde vive el rector. “Lo hicieron renunciar por un apriete que le pegaron, el hombre se asustó mucho y renunció, se incorporó otro sereno y la misma noche estacionó un auto en la esquina de la casa”, detalló.
 
A esto, añadió que el rector recibió llamadas en su celular de un número que identificó y grabó. En estas llamadas, según García Solá “lo amenazaban de distintas formas, que le iban a quemar la puerta de la casa, que le iban a poner una bomba. Frente a eso decidimos como creemos que no es una cuestión personal dada la función que ostentamos en la universidad”. 
 
A raíz de todo esto, se realizó la denuncia en la Fiscalía Federal de Sáenz Peña “dado que al ser la nuestra una institución federal es lo que corresponde, durante esta semana sucedieron algunos hechos muy sintomáticos”, explicó García Solá.
 
Ni el rector de UNCAUS, ni su vicerrector, sospechan de dónde pudieron venir estas amenazas: “Si supiéramos haríamos la denuncia imputando a alguien, esa es la función de la Justicia, obviamente Germán en su denuncia ofreció a la fiscalía su teléfono celular para que hagan el seguimiento de la llamada”. 
 
Respecto al motivo de estas amenazas e intimidaciones dijo que “no descartan ninguna hipótesis, y no imputamos a nadie en particular. Es indudable que cuando se gestiona y se administra una organización tan amplia y tan compleja como es una Universidad, por una gestión nueva se pueden afectar intereses y algunos reaccionan como deben reaccionar y otros toman este camino, nosotros no podemos sacar conclusiones por eso hicimos la denuncia, si hubiéramos tenidos sospecha, hubiéramos hecho la imputación concreta y no una denuncia por amenazas agravadas”.
 
Por último, dijo García Solá expresó que espera que la Justicia investigue rápidamente y “que lleguemos más temprano que tarde a las conclusiones que permitan esclarecer qué es lo que ha pasado y quiénes son los actores ideológicos y mentores concretos de esta amenaza absurda”.