Sábado, 18 Noviembre, 2017 - 16:06

El obispo Barbaro ordenó Diácono al saenzpeñense Javier Villanueva

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la Catedral San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, fue ordenado Diácono camino al Sacerdocio Eduardo Javier Villanueva, oriundo de Sáenz Peña.

La celebración fue presidida por el obispo diocesano, Hugo Nicolás Barbaro. Participó el obispo emérito, José Lorenzo Sartori, el clero, varias religiosas y un nutrido número de fieles.

En la homilía, el prelado resaltó la importancia de este servicio en la Iglesia “el Señor puso en vos, Javier, una vocación muy concreta: la de servir a tus hermanos en las cosas que se refieren a Dios. Desde que dijiste que sí al llamado de Dios te viniste preparando y ahora vas a recibir el Diaconado, primer grado en orden al sacerdocio ministerial”.

“Las palabras de consagración piden que resplandezca en vos, Javier, como diácono un estilo de vida evangélica, amor sincero, solicitud por los pobres y enfermos. También que el ejemplo de tu vida ayude a la gente a ponerse en camino de alcanzar algún día el cielo, imitando a Cristo que no vino a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por una multitud”, continuó.

Barbaro invitó a contemplar la vida de Cristo “como vivía en función de las necesidades de los demás, las descubría e inmediatamente se hacía cargo. El Buen Samaritano es imagen del mismo Cristo que vive para servir”.

Refiriéndose a la Primera Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco para el domingo 19 de noviembre de este año, recordó que le tocará al nuevo diácono “estar atento al servicio de la caridad y poner la mirada en quien más lo necesita”.

Al concluir resaltó la importancia de la humildad en este servicio a imagen de la Santísima Virgen “le pedimos ese regalo a ella que estaba en las Bodas de Caná atenta a las necesidades de los demás, descubre que no tenían suficiente vino, empuja a Jesucristo a hacer su primer milagro convirtiendo agua en vino bueno, y nos quedaron el regalo de sus palabras en esa ocasión: Hagan lo que Cristo dice”.

Antes de la bendición, el nuevo diácono dirigió emotivas palabras agradeciendo a Dios el don de la vocación, a su familia que fue un pilar fundamental en el crecimiento de la fe, y a todos los que lo acompañaron en el camino de formación. Pidió a los presentes que lo acompañen con sus oraciones y que también acompañen a los jóvenes a discernir la voluntad de Dios.

Seguidamente, en el salón de la Iglesia Catedral, se compartió un agasajo fraterno donde los fieles pudieron saludar al Diácono Javier y recibir su bendición.

Javier Eduardo Villanueva inició su discernimiento vocacional el Seminario Diocesano Cura Brochero de Presidencia Roque Sáenz Peña, continuó sus estudios filosóficos en el Seminario Interdiocesano La Encarnación de Resistencia y completó sus estudios teológicos en el Seminario Mayor Nuestra señora de la Merced y San José de Tucumán. Actualmente acompaña en las tareas pastorales al padre Juan Carlos Sochón en la parroquia de San Cayetano.