Domingo, 24 Junio, 2018 - 18:47

El municipio y Caminera realizan operativos de alcoholemia móvil

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Con la intención de bajar los niveles de siniestralidad vehicular y hacer respetar las normas de tránsito, inspectores de  Dirección de Tránsito y de la Guardia Comunitaria del municipio de Resistencia, en conjunto con efectivos de la Policía Caminera, comenzaron un innovador método de control de alcoholemia móvil. Mediante un gran despliegue se apunta a la seguridad vial atacando directamente sobre las conductas invasivas que cometen conductores alcoholizados quienes  realizan maniobras peligrosas, además de infraccionar a quienes no cumplen las normas, entre ellas la faltante de cascos y luces.

Esta metodología de control móvil permite no sólo detener la circulación en diferentes puntos de la ciudad si no también proceder ante signos de conductores que a simple vista reflejan la irresponsabilidad al volante. Este tipo de controles se realizarán en diferentes puntos de la ciudad y horarios.

Desde la Dirección de Tránsito indicaron que esta nueva modalidad aporta a la seguridad vial, con intervención directa en los lugares de mayor índice de siniestralidad vial, cuidando tanto al conductor como a los peatones. Los controles móviles se repetirán los fines de semana por lo que se pide responsabilidad a la hora de conducir.
 
MÁS ACCIONES
Por otra parte personal de la Dirección Control Acústico ambiental recibió una denuncia por parte de la comunidad por ruidos molestos en el local “Divinamente”, ubicado en avenida Sarmiento y calle Combate Vuelta de Obligado. Los Inspectores labraron dos actas por exceso de sonido y falta de habilitación municipal.

Además el área de Inspección General, informó que hubo otra intervención en una fiesta clandestina, eventos que generalmente se organizan en salones, garaje, espacios abiertos y casas particulares, sin habilitación municipal. Este domingo tuvieron que clausurar en horas de la madrugada, una fiesta privada en avenida San Martín al 150. La reunión contaba con Disc Jockeys, juego de luces y un excesivo sonido que despertó el malestar de los vecinos de la zona.