Miércoles, 20 Noviembre, 2019 - 10:32

El MAS de Evo Morales busca que el Congreso llame a elecciones tras el ultimátum del Gobierno

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales intentará otra vez hoy sesionar en la Asamblea Legislativa, donde es mayoría, en busca de convocar a elecciones generales en medio de protestas bajo represión militar y policial, luego que el Gobierno autoproclamado de Jeanine Áñez, le impusiera un ultimátum de dos días para llamar a comicios.

En su primera semana en el poder, el gobierno de Áñez denunció como ilegal las sesiones de la Cámara de Diputados y del Senado en las que se eligieron nuevas autoridades para volver a funcionar luego de la ola de renuncias de masistas que, junto a Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera, denunciaron un golpe de Estado y ataques directos contra sus familiares.

Sin embargo, el ministro de la Presidencia de facto, Jerjes Justiniano, le dio anoche un ultimátum de 48 horas al Parlamento, dominado por la mayoría de dos tercios del MAS, para convocar a elecciones y frenar la la escalada de represión policial y militar que ya provocó más de 30 muertos -20 de ellos desde la asunción de Áñez- y cientos de heridos.

"Existe preocupación" porque no hay aún "una ley electoral modificatoria del Régimen Electoral y eso no depende del Ejecutivo, depende del Legislativo que no puede sesionar, que no puede funcionar", aseguró Justiniano.

"Cada día que pasa es un día menos del plazo que tenemos", agregó en referencia a su promesa de no quedarse en el poder más allá del límite constitucional de 90 días estipulado para la convocatoria de elecciones de los gobiernos interinos.

Justiniano explicó a la prensa que el Gobierno de Áñez analiza convocar a elecciones por decreto, "pero es la última posibilidad" que maneja, informó la agencia de noticias EFE.

El Gobierno de Áñez dice reconocer la mayoría del MAS en la Asamblea Legislativa y que es el poder del Estado responsable de convocar a elecciones y designar a los nuevos vocales del Tribunal Supremo Electoral, ya que las anteriores autoridades de esa corte fueron detenidas y acusadas de fraude electoral.

Sin embargo, ha anunciado acciones penales contra las nuevas autoridades del Poder Legislativo por considerarlas "ilegales".

Este martes, en medio de ese clima de tensión y acusaciones, la nueva presidenta del Senado, Eva Copa, volvió a suspender la sesión programada para anular las elecciones del 20 de octubre, que la oposición al por entonces Gobierno de Morales consideró fraudulentas, y llamar a nuevas para "contribuir a la generación de un ambiente propicio para el diálogo".

Poco antes, diputados y senadores de la minoría que apoya a Áñez habían acusado al MAS de querer sesionar para rechazar la renuncia de Morales e "instalar un gobierno paralelo".

Para superar estas acusaciones, la senadora Copa canceló la convocatoria para el pleno de las dos cámaras -el único apto para tratar la renuncia del Poder Ejecutivo- y llamó para hoy por la tarde a una sesión del Senado para avanzar en un proyecto de ley electoral.

No está claro aún si las fuerzas de la minoría, que apoyan a Áñez, participarán de esta sesión.

Desde México, donde recibió asilo político, Morales volvió a usar la red Twitter para denunciar la violencia contra los manifestantes que exigen la salida de Áñez del poder.

"La dictadura de Áñez, Camacho y Mesa ya ha provocado 30 muertes y decenas de heridos con represión de la Policía y FFAA. Hago un llamado a la CIDH y a la ONU a denunciar y frenar esta masacre de hermanos indígenas que piden paz, democracia y respeto a la vida en las calles", subrayó el ex mandatario.

Fuente: 
Télam