Jueves, 20 Junio, 2019 - 09:48

El intendente Capitanich continúa presentando su último libro “De la frustración a la Esperanza”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Continuando con la serie de presentaciones por distintos puntos de la provincia, Jorge Capitanich presentó este miércoles, en el Salón de Usos Múltiples del Instituto Superior Sarmiento, su nuevo libro “De la frustración a la esperanza, la construcción de un camino alternativo”.
 
"Esta obra detalla la dura realidad que atraviesan el Chaco y la Argentina, así como presenta las posibles alternativas para lograr una transformación que beneficie al pueblo", señaló el Intendente capitalino.
 
El ex gobernador explicó que en esta obra literario buscó reunir distintos "artículos escritos desde diciembre del 2015 cuando Mauricio Macri asumió la Presidencia y quedaba en evidencia el modelo de exclusión y de hambre que comenzó a fulminar los derechos del pueblo".
 
 
Para Capitanich, existe "la necesidad de construir una matriz contra-hegemónica que permita la igualdad y justicia social". Y habla de  "una única contradicción de carácter mundial, pluriversal y antagónica: democracia versus corporaciones".
 
“El populismo no es una ideología, sino una estrategia discursiva de construcción política. Es necesario reconocer una frontera entre el pueblo y oligarquía para poder salir adelante, demostrando que la posición entre populismo de derecha y de izquierda reside en los aspectos cualitativos de representación de intereses”, aseguró a los presentes.
 
"Es necesario conformar una alternativa política representativa de la heterogeneidad de demandas sociales, en base a una cadena de equivalencias destinadas a la configuración de un sujeto político colectivo conducido por un líder carismático destinado a confrontar contra un proyecto oligárquico y antinacional", apuntó.
 
“Nuestro gran desafío es construir una matriz contra-hegemónica que nos inspire en una lucha cotidiana contras estos valores que nos pretenden imponer, pero al mismo tiempo establecer con fina sutileza la frontera ideológica y práctica que nos separa”, concluyó Capitanich.