Sábado, 12 Septiembre, 2020 - 13:34

El Fogón de los Arrieros realiza su reunión anual en modo virtual

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La Fundación “El Fogón de los Arrieros” invita a los amigos y colaboradores de la institución a la Reunión Anual Ordinaria que se llevará a cabo el lunes 14 de septiembre a las 20 horas, a través de la plataforma de Google Meet en el siguiente link: meet.google.com/rsd-pwzg-oqt.
 
Dicha reunión se concreta en la mencionada modalidad por la pandemia y las medidas estipuladas por las autoridades nacionales y provinciales que son de público conocimiento. Asimismo se aclara que se realizará a través de plataforma virtual, tal lo autoriza la Resolución N° 333/20 de la Inspección General de Personas Jurídicas y Registro Público de Comercio de la Provincia del Chaco. 
 
Para la oportunidad se estableció el siguiente orden del día: 1) Lectura y consideración de la Memoria correspondiente al Ejercicio 2019; 2) Lectura y consideración del Balance correspondiente al Ejercicio 2019; y 3) Renovación de autoridades.
 
 
FOGÓN ACTUAL
 
Entre los clásicos fogoneros hay que mencionar los jueves de tango y los domingos de ópera, pero allí también suceden ciclos de cine-debate, presentaciones literarias, exposiciones artísticas, recitales y conciertos visitas comentadas, talleres y cursos organizados por otras instituciones.
 
El actual Consejo de Administración de la Fundación El Fogón de los Arrieros está compuesto por seis miembros cuyo mandato tiene una duración de tres años, trabajan "ad honorem" y si bien tienen una estructura administrativa las tareas se distribuyen en forma indistinta. Actualmente está integrado por Daniel Moscatelli (presidente), Marcelo Gustin (vicepresidente), Patricia Cowper Coles (secretaria), Horacio Mascheroni (tesorero), Cristina Meza y Adriana Garrido (vocales).
 
UN POCO DE HISTORIA
 
El Fogón de los Arrieros fue creado en 1943 por Aldo Boglietti, un rosarino que llegó a Resistencia y muy pronto se convirtió en un mecenas de personalidad multifacética y convocante. Al principio estuvo en su domicilio particular, en ese entonces calle Brown 188 de Resistencia. En 1955, se traslada a su nueva y actual sede ubicada en Brown 350, convirtiéndose en un verdadero faro de cultura, reconocido no sólo a nivel país sino también en el ámbito internacional. Desde sus inicios, congregó artistas plásticos, poetas y músicos, reunidos al calor de la amistad como emblema y filosofía de vida.
 
El pasado 20 de agosto, El Fogón de los Arrieros conmemoró 77 años de fecunda labor cultural. Resulta difícil explicar con precisión lo que es El Fogón de los Arrieros. Descripto como institución cultural y museo, club y templo de amistad; pero también puede decirse que es una caja de sorpresa. Es cada una de esas cosas y todas a la vez, porque es un estilo de vida, una manera de ser que no admite encasillamiento en fórmulas estrechas. El espíritu de esta institución puede resumirse en los versos anónimos escritos cerca de la puerta: Si has de agregar una sonrisa, / al vino y a la sal que te brinda esta casa,/ detén viajero tu camino, / abra la puerta sin llamar y pasa.
 
HISTORIA DE UNA IDENTIDAD
 
El movimiento para convertir las banquinas de la ciudad en jardines, surgido en El Fogón de los Arrieros se inició concretamente en junio de 1961, logrando al mes siguiente el apoyo de la Comuna y del Consejo Municipal que resolvió poner a disposición un equipo de obreros para la preparación de la tierra con destino a la colocación de flores y un premio al vecino cuya banquina se presentara como la mejor cuidada (Diario El Territorio, lunes 2 y viernes 7 de julio de 1961). El viernes 14 de julio de 1961 El Fogón de los Arrieros inauguró las diez primeras esculturas colocadas en paseos y veredas de Resistencia. Son esculturas pertenecientes a distintos artistas del país y del exterior, la primera fue colocada frente al edificio fogonero, se titula Figura abstracta (cemento) del escultor y arquitecto Víctor Marchese. De allí el origen de la transformación de Resistencia, hoy conocida como “Ciudad de las Esculturas” y cuyo trabajo continua.