Martes, 6 Agosto, 2019 - 11:37

El enrroque justicialista
Por Tamara Silvestri (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Valdría la pena que hoy ... ahora; cuando miles de ciudadanos y muchos de ellos a través de los partidos y otros por la vía independiente, buscan el voto para aportar su trabajo en cada rincón de la provincia, en los organismos no gubernamentales y en cientos de posiciones de mando, y además ser elegidos por su responsabilidad y dedicación, pero por sobre todo por su compromiso ante el rol que aspiran; se disputen las elecciones en las condiciones respetuosas que el pueblo y cada elector merece. 
 
Estas elecciones poseen una oferta de candidatos generacionalmente variado, en donde muchos jóvenes que nos hemos negado a aceptar el cierre de fronteras, ante una política tradicional donde la edad es un factor complejo que agrupa características en cada candidato basadas en su rumbo ideológico, el contenido de sus proyectos e inclusive rasgos personales y motivaciones no anclados al color partidario, que lucha por representar a una rama etaria moderna que descree y considera la clase política corrompida, que se mueve de manera distina, participa en marchas, expresa sus opiniones y denuncias por internet, disfruta y promueve la hibridación cultural, que tienen en común la priorización de la defensa de los derechos individuales y sociales. Hoy asumimos el compromiso de representar a este difícil electorado que a cada contexto envía una invertención expresiva distinta e independiente.
 
Pero ante este gran desafío, nos vemos obligados a lidiar con candidaturas testimoniales de las listas "Frente de Todos" y "Celeste y Blanca", y no me refiero a esto juzgando conductas de manera anticipada, sino apuntando al compromiso que suponen asumir, pero sin las intención real de hacerlo, gestos que en nada contribuyen a fortalecer las instituciones de la democracia, prácticas que escriben las historia del país, un país que demasiado sacrificio ya le ha costado transitar la recuperación de la misma para que ahora no se respete con comportamientos que pongan en un juego estratégico al real significado de la representación del pueblo, que no puede usarse a conveniencias, que lesiona la calidad institucional que nos merecemos.
 
La política se ha degradado a tal nivel que se advierte en ciertas acciones, en la codicia de poder, en aquellos discursos que en sus palabras -sin mirar hacia atrás para señalar lo malo- prometan que con ellos al frente nos espera un futuro glorioso. El actual intendente de Resistencia Jorge Capitanich y el gobernador del Chaco Domingo Peppo, se pronunciaron estóicos por la campaña proselitista que encabezan para las elecciones de senadores nacionales por Chaco, y además pidieron acompañamiento en su disputa (también interna) por el Gobierno de la Provincia.
 
Podemos entonces considerar ésto un responsable ejercicio de la política, ¿Es lo que comprendemos como civismo? ¿O es simplemente manipulación?.
 
(*) Precandidata a Diputada Nacional