Martes, 17 Octubre, 2017 - 13:57

El emotivo abrazo del padre de Micaela García con uno de los acusados por el crimen de su hija

Néstor García se acercó a Gabriel Otero, el hijastro de Wagner que fue absuelto, y le dio un abrazo. "Estamos seguros de su inocencia", dijo.
 
Al finalizar la lectura de la sentencia en el juicio por el crimen de Micaela García, el papá de la joven asesinada, Néstor García se acercó a Gabriel Otero, el hijastro de Wagner que fue absuelto, y le dio un abrazo.
 
"A mí me acusó la fiscalía, de ahí vino mi detención. Siempre estuve confiado. Pero se pudo comprobar mi inocencia. Estoy agradecido", dijo Gabriel Otero, quien fue absuelto y está libre "de culpa y cargo" tras el veredicto final.
 
El liberado, de 21 años, se abrazó con Néstor García, padre de la estudiante de Educación Física que tenía la misma edad que Otero cuando fue secuestrada, violada y asesinada en Gualeguay, el 1° de abril.
 
"Estamos seguros de su inocencia. Antes teníamos dudas, pero después supimos que no tenía nada que ver", dijo Néstor en declaraciones a los medios.
 
Otero es el hijastro de Sebastián Wagner, condenado a prisión perpetua por ese femicidio.
 
"El padre me pidió perdón por lo que pasó. Fueron 6 meses de encierro. Porque a pesar de no estar en la cárcel estuve con [prisión] domiciliaria. Wagner no era mi padrastro, era pareja de mi mamá. Mi papá está vivo", cerró el liberado.
 
Tras la sentencia, se retiró por sus propios medios del Tribunal Oral 2 de Juicio y Apelaciones de Gualeguay. "Doy gracias a Dios que se supo la verdad", dijo. 

Notas relacionadas