Lunes, 3 Febrero, 2020 - 14:59

El celular de uno de los rugbiers detenidos contiene un video del ataque a Fernando, reveló la querella

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El celular de uno de los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, contenía imágenes de la agresión a la víctima. Así lo indicó el abogado de la familia del joven asesinado, Fernando Burlando, quien sostuvo que se trata de "un hallazgo insultante a la vida".

El letrado dijo que es uno de los principales indicios que se obtuvieron del peritaje de los celulares de nueve de los diez rugbiers detenidos, los cuales fueron peritados en la ciudad de Mar del Plata y este lunes se remitieron a la fiscal Verónica Zamboni, que está a cargo del crimen cometido en la madrugada del 18 de enero pasado.

Se realizó pericias en los celulares de nueve de los diez detenidos, con excepción de Ayrton Viollaz, quien aseguró no tener teléfono en el momento de ser detenido, y el de Pablo Ventura, el joven que había sido detenido y luego liberado cuando se comprobó que no había viajado a Villa Gesell.

Según la información difundida por el canal TN, el celular que contiene el video pertenece a Lucas Pertossi, uno de los rugbiers detenidos.

Para Burlando, si bien el joven no habría participado directamente de la agresión le podría corresponder la imputación por "participación primaria".

Por otro lado, este domingo, el fiscal General de Dolores, Diego Escoda, aseguró que "hay un video que está en análisis, en el cual los imputados se habrían cambiado de ropa en un local cercano", lo que podría complicar más su situación.

En ese sentido, Escoda sostuvo que "es usual en personas que cometieron un delito que procedan a cambiarse la ropa", hecho que podría complicar la defensa de los acusados si busca explicar que se fueron sin saber que habían matado a Fernando Báez Sosa.

Respecto a los motivos que le ocasionaron la muerte a Báez Sosa, explicó: "Fernando tuvo un golpe muy fuerte en el cráneo que no produjo perdida de masa encefálica y también tuvo un golpe muy fuerte en el hígado. El deceso se produjo por un sagrado interno en el cerebro".

Además, reveló que "se va a llamar a testimonial a los médicos para especificar un poco más este tipo de lesiones" y agregó que "ahora se inicia una semana de reflexión de información con pruebas que ya fueron presentadas y etapa de compaginación de las pericias para decidir la fiscal si va a solicitar la prisión preventiva".

LOS 10 TELEFONOS PERITADOS

Dos discos extraíbles con cerca de 5 terabytes de información obtenida de los 10 teléfonos celulares secuestrados a los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell eran entregados este lunes a la fiscal a cargo de la causa, informaron fuentes de la investigación.

Los voceros detallaron que el contenido de seis teléfonos iPhone, dos Huawei, un Motorola y un Samsung S10 fue volcado en dos discos extraíbles que esta mañana eran llevados a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción 6 (UFI 6) de Villa Gesell para ser entregados a la fiscal Verónica Zambo.

Los artefactos ya fueron analizados por expertos de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA), quienes separaron la información de mayor relevancia para la causa, explicaron las fuentes. 

Ahora, la fiscal Zamboni y un equipo de analistas de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) gesellina intentarán analizar imágenes, chats o elementos que puedan precisar el grado de intervención o no de cada uno de los rugbiers imputados por el crimen.

Una fuente de la causa explicó que la extracción de datos incluyó información de la mensajería de texto, Wathsapp, capturas de pantalla y videos, incluso que hayan podido ser eliminados.

La semana pasada una testigo del hecho había dado a entender que los jóvenes de Zárate habían filmado el crimen: pidió que "muestren el video que grabaron".

Para obtener los datos, los expertos de la PFA utilizaron tres dispositivos de extracción de datos (Ufed), dos de los cuales fueron sumados especialmente para este caso desde la Ciudad de Buenos Aires.

Las fuentes aseguraron que los equipos más difíciles de desbloquear, por “el grado de encriptación” que poseen, eran los Iphone pero que todos ellos fueron abiertos.

Entre ellos se encuentra el Iphone 3 negro que pertenece a Máximo Thomsen, uno de los acusados de ser coautor del homicidio, y quien decidió no entregar la clave de acceso, al igual que los otros rugbiers.

El único del grupo cuyo celular no fue localizado ni en el domicilio ni en los dos autos estacionados en la finca allanada fue el de Ayrton Viollaz, uno de los acusados de ser "partícipe necesario" en el crimen.

Pulsa aquí para comentar en Facebook

Fuente: 
Telefe Noticias

Notas relacionadas