Domingo, 31 Mayo, 2020 - 18:32

El capital financiero y el salario docente

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En los últimos años la Cámara de Diputados del Chaco al aprobar la Ley de Presupuesto autorizó al Poder Ejecutivo a emitir Letras de Tesorería para financiarse excepcionalmente ante dificultades que se produzcan en los ingresos previstos. No obstante ello, esta modalidad se ha utilizado permanentemente y por montos superiores a $ 1.000.000.000= (mil millones de pesos)  mensuales. Esta “modalidad” de general deuda de corto plazo es provocada fundamentalmente por la política dispendiosa y descontrolada de una administración que en los últimos años ha llevado a la Provincia a un endeudamiento en préstamos de largo plazo totalmente asfixiante y a mantener una deuda flotante verdaderamente irresponsable. Los gobiernos provinciales han aplicado una política interna, aparentemente popular y solidaria, pero en realidad individualista y elitista, orientada a beneficiar a una minoría que les permite acumular capital a expensas del Estado Provincial, (por ejemplo la Ley 7820/16 que eliminó el tope jubilatorio, y el decreto Nº 2983/18 PE –que acrecentó los sueldos de funcionarios provinciales-), y que luego multiplican entre otras opciones financieras con la participación en las licitaciones de las Letras de Tesorería, todo a expensas del resto de la población y en particular del empobrecimiento y descapitalización de los trabajadores, los docentes hemos visto reducidos nuestros haberes entre 2017 y 2020 en un 50 % a lo que se suma la pérdida en lo que va del corriente año de un porcentaje superior al 11 % (once por ciento).
 
Durante el año 2020 de enero a mayo el Gobierno provincial ha licitado Letras de Tesorería por distintos plazos e intereses por $ 6.529.996.167 (pesos seis mil quinientos veintinueve millones novecientos noventa y seis mil ciento sesenta y siete), habiendo abonado por los vencimientos anteriores al 30 de mayo del corriente año $ 130.000.000 (pesos ciento treinta millones) en concepto de intereses, debiendo pagar por los posteriores a esa fecha $ 170.000.000 (pesos ciento setenta millones), que sin  dudas se abonarán porque siempre para ello alcanzan los ingresos pero no para incrementar el salario de los docente. Esto significa que el capital financiero se ha ido beneficiando en todos los tiempos –con crisis o sin ellas-, y continúa haciéndolo en el presente, constituyéndose en una permanente “pandemia social” a nivel jurisdiccional, con gobiernos que los benefician mientras someten al trabajador y en particular a los docentes al empobrecimiento y descapitalización permanentes. 
 
Por lo expuesto hasta aquí,  claro está que el cumplimiento a la fecha, de la adeudada cláusula gatillo  que debió activarse y abonarse a partir de los sueldos de abril último para los docentes activos y jubilados del Chaco, depende de una decisión política de quienes tienen poder de decisión definitivamente.
 
Es evidente que en la presente crisis sanitaria y económica el capital financiero se retroalimenta mientras los trabajadores retraen su calidad de vida a niveles críticos.
 
(*) Secretaria General A.T.E.CH.
 
Autor: 
Por Rosa Myriam Petrovich (*)