Viernes, 18 Septiembre, 2020 - 20:43

El BCRA sigue vendiendo dólares y las reservas llegaron al nivel más bajo desde enero de 2017

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El sacrificio de activos líquidos que efectúa el Banco Central casi a diario se hace evidente en el nivel de reservas internacionales, que en los 42.433 millones cayó su menor monto en tres años y ocho meses.
 
Según datos provisorios del Banco Central, este viernes los activos internacionales restaron USD 50 millones. A pesar de las duras restricciones cambiarias que se ajustaron esta semana, fuentes privadas estimaron que la autoridad monetaria habría efectuado ventas entre 80 y 100 millones de dólares entre jueves y viernes, para abastecer la demanda en la plaza mayorista.
 
El 25 de enero de 2017, los activos brutos de la entidad se contabilizaban en unos USD 39.884 millones. Por las colocaciones de deuda en el exterior que realizó el gobierno de Mauricio Macri, el acuerdo con el FMI, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la ampliación del swap de monedas con el Banco Popular de China, las reservas superaron los USD 40.000 millones, umbral que se sostiene hasta 2020.
 
Sin embargo, queda expuesta la debilidad de la hoja de balance de la entidad monetaria, solo con tener en cuenta que del stand by con el FMI se desembolsaron entre 2018 y 2019 unos USD 44.000 millones y, pese a ello, las reservas están ahora en un rango incluso inferior al del primer giro del organismo: el 30 de octubre de 2018 los activos internacionales subieron a USD 54.040 millones, desde los 47.867 millones.
 
Las reservas alcanzaron un máximo histórico de USD 77.481 millones el 9 de abril de 2019. Desde entonces se derrumbaron un 41% o unos USD 32.000 millones, en medio de un escenario de incertidumbre política y económica que también impactó en el descenso de depósitos en dólares y salida de divisas del sistema financiero.
 
En solo tres meses, entre agosto y octubre de 2019, el BCRA debió efectuar ventas netas por casi USD 7.500 millones para compensar la falta de oferta frente a una demanda que se aceleró a medida que avanzaba el calendario electoral.
 
Semejante salida de divisas y una inevitable devaluación -en agosto del año pasado el dólar saltó más de 30%- llevaron a la instauración de restricciones cambiarias, vigentes hasta hoy.
 
A partir del 1 de septiembre de 2109 se redujo a un máximo de USD 10.000 mensuales la capacidad de compra privada, mientras que a partir del 28 de octubre se ajustó el “cepo” con un tope mensual de USD 200 para atesoramiento y gastos en el exterior.
 
El cerrojo se completó el 26 de diciembre pasado, con el Gobierno de Alberto Fernández en funciones, a través del Impuesto “Para una Argentina Inclusiva y Solidaria” (PAIS) de 30% para las compras de dólares por parte de individuos. Esta semana se sumó una nueva traba para disciplinar la demanda privada: el recargo de 35% como adelanto del Impuesto a las Ganancias.
 
De todos modos, el cepo fue perdiendo fuerza para contener la salida de dólares y en los últimos tres meses obligó al BCRA a vender unos USD 3.000 millones, monto que explica en buena medida el declive de reservas brutas.
 
En cuanto a las netas o de libre disponibilidad, que no cuentan los préstamos y los depósitos privados, se alejan de los USD 10.000 millones semana a semana. Según el balance semanal del BCRA, actualizado al 7 de septiembre, las reservas netas descendieron debajo de los 9.000 millones de dólares. Y las estrictamente líquidas -excluido el oro-, debajo de los 5.000 millones.
 
Para este cálculo, a los activos internacionales brutos de USD 42.643 millones hay que descontarles USD 19.001,7 millones correspondientes al swap de monedas con el Banco Popular de China (a 6,8415 yuanes por dólar el 7 de septiembre), otros USD 450,1 millones por las Asignaciones DEG (Derechos Especiales de Giro del FMI, descontada la Contrapartida de Asignaciones de DEG); USD 3.158,1 millones por el préstamo del BIS (Banco Internacional de Pagos de Basilea, descontada la Contrapartida del Uso del Tramo de Reservas) y los encajes por USD 11.264 millones (diferencia entre depósitos privados en efectivo en moneda extranjera por USD 17.431 millones y préstamos por USD 6.167 millones). Las reservas netas de la entidad quedaron, según el balance consolidado, en unos 8.769,1 millones de dólares.
 
Fuente: 
Infobae