Domingo, 2 Diciembre, 2018 - 18:31

Egresados e Ingresados
Por Mónica Persoglia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Es tiempo de preparar la fiesta de egresados,  certificados, (los exámenes también) La recepción, y algunos hasta un viaje soñado durante dos años de trabajar arduamente para ello.
 
Es la edad del amor, de la seducción, de la alegría, de los paseos y de fantasear con un futuro feliz.
 
A la par, están los que ingresan al juzgado, a las comisarías, o las penitenciarías, siendo el motor de esas tragedias “el amor”, pero mal llamado amor, es obsesión,  posesión y violencia.
 
En número, cuáles son más, los primeros o los segundos? En una sociedad revuelta casi no se puede medir. Porque todos salen de un mismo ámbito, hogar, mal o bien formado, ensamblado o no, todos caminan por las mismas calles, fueron a las mismas escuelas y estuvieron en las colas solicitando trabajo. A algunos la mejor suerte profesional no los exime  de la violencia. No hablemos de la física solamente, la lengua, una frase , la humillación es tan cruel como matar al alma misma, venga del que venga. Y nadie tiene autoridad para hacerlo.
 
Hay un punto en común entre los que destruyeron sus vidas, no pudieron manejar sus “instintos”., su impulsos, que lo tienen todos hombres y mujeres. Los sentimientos son instintos espontaneos, que se pueden repensar, (buenas y malas costumbres)la mente tiene u poder y es quien controla “todo”. Depende de reconocer el daño, tener conciencia o temor a Dios. Todo esto se inculca, y es la base de nuestras leyes.
 
Pasa, que asi como están las cosas, todavía “esto se puede hacer” aunque luego luego intervenga la justicia.
 
Hay un secreto oculto que maneja las fibras más íntimas,” la tolerancia.prudencia y el perdón”. Si se lo insistiera, la sociedad sería más sana, y menos desbordes, de todos los ámbitos.
 
Ojala, este fín de año, no provoque más “ingresados”, todos sufren. hasta ellos mismos, luego que la ira se desvanece  aparece “el porque lo hice”.
 
Hay tiempo para reflexionar, estamos pisando el Año Nuevo.