Martes, 2 Junio, 2020 - 21:03

Diputados UCR: "como si la pandemia y la necesidad extrema no fuesen suficientes, se ejerce la violencia"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Diputados de la UCR expresaron su enérgico repudio al violento accionar de efectivos policiales contra una familia del barrio Banderas Argentinas de Fontana.

“Queremos expresar nuestro acompañamiento y solidaridad hacia cada una de las personas agredidas y condenar enérgicamente la acción violenta del personal policial, estas prácticas abusivas de las fuerzas de seguridad sobre los derechos ciudadanos nos retrotraen a los años más oscuros de nuestra historia”, afirmaron.

En cuanto al impacto económico en las comunidades originarias, apuntaron que “la pandemia COVID-19 tiene un fuerte impacto económico y social, particularmente en nuestra provincia donde la situación sanitaria esta fuera de control. En este contexto las comunidades aborígenes se han transformado en uno de los sectores más afectados. Frente a esta situación, el Estado provincial ha respondido confinándolos, sin implementar un plan de atención sanitaria y alimentaria, y como si los efectos de la pandemia y necesidad extrema no fuesen padecimientos suficientes, se ejerce violencia policial”

“La sociedad percibe un creciente control por parte de las fuerzas de seguridad  sobre los derechos ciudadanos que van mas allá de los protocolos sanitarios, se ve reflejado en el insistente requerimiento de datos personales para otorgar permisos o en los cordones policiales en las marchas de comerciantes y profesionales de la salud. Y en esto hacemos responsable a quien tiene la máxima autoridad en la de conducción de las instituciones de la provincia, el gobernador Jorge Capitanich”, sentenciaron.

“Exigimos justicia para la familia violentada, solicitamos a las autoridades provinciales, funcionarios policiales y judiciales una pronta investigación que permita esclarecer cuanto antes lo sucedido a fin de que los responsables respondan por sus actos. Así como esta sucediendo en otros países del mundo, hechos de esta naturaleza atentan contra la paz social”, finalizaron.