Miércoles, 13 Noviembre, 2019 - 17:45

En vivo
Diputados debaten sobre la situación de Bolivia sin consensos generales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En un debate intenso, oficialismo y oposición debaten este miércoles en la Cámara de Diputados sus posturas sobre la crisis institucional en Bolivia, pero sin arribar a una declaración común: para el peronismo se perpetró un golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales, mientras que para la coalición oficialista Cambiemos hubo un "golpe" a la democracia enmarcado en un proceso electoral fraudulento.
 
Si bien el oficialismo procuró mantener hasta el final una posición unívoca sobre la situación en Bolivia, lo cierto es que radicales y macristas no pudieron disimular sus diferencias. Quienes las desnudaron sin tapujos fueron los diputados enrolados en Evolución, una agrupación interna del radicalismo crítica del gobierno de Mauricio Macri: para ellos, en Bolivia se perpetró un golpe de Estado, una postura que contrasta con la prudencia que exhibe por estas horas la Cancillería argentina.
 
Previamente, el diputado Facundo Suárez Lastra, de la UCR, marcó la postura de su partido. "Me resisto a la discusión semiótica. Si queremos llamarle golpe, llamémosle golpe. Creo que es un golpe. Pero también llamamos a las cosas por su nombre. El miembro informante habló de errores en el proceso electoral. Eso se llama fraude y es un robo a la soberanía del pueblo", sentenció Suárez Lastra.
 
Más enfática, Carla Carrizo, de Evolución, enfatizó: "No queremos avalar una polarización, no queremos comunicar verdades a medias. No hay que tener temor de nombrar lo que se nombra. No debemos caer en la tautología, quiebra de la democracia, golpe contra la democracia, no, esto es un golpe de Estado. No es el golpe tradicional de los años 70, cuando los militares como institución tomaban el poder, pero sí estamos frente al viejo tipo de modalidad de los militares como moderadores cuando la elite política se quiebra".
 
El peronismo, en la voz del diputado Felipe Solá, mencionado como el futuro canciller argentino del gobierno de Alberto Fernández, insistió en que lo sucedido en Bolivia fue "sin ninguna duda, un golpe de Estado" y sostuvo que el expresidente Evo Morales fue forzado a renunciar ante la ola de vandalismo, a su juicio orquestada por la oposición, que azotaba la capital del país.
 
Solá evitó hacer referencia a las irregularidades en el proceso electoral -denunciadas por la OEA- que derivaron en la crisis de Bolivia. El diputado peronista se focalizó, más bien, en las circunstancias que llevaron a la dimisión de Morales, el domingo pasado.
 
"La renuncia de Evo Morales es de alguien absolutamente condicionado por las circunstancias físicas, no políticas -enfatizó Solá-. Si se lee el texto de la renuncia se verá que es el mismo que hubiera escrito con un revólver en la cabeza".
 
Por su parte, Graciela Camaño coincidió en que en Bolivia se perpetró un golpe de Estado y cuestionó a la Cancillería argentina por su falta de "objetividad" a la hora de fijar posición. Asimismo, puso en tela de juicio la constitucionalidad de la designación de la nueva presidenta interina de Bolivia, Yanina Añez.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ

Fuente: 
LA NACION